La Xunta dispone de 92 millones adicionales para ahorro energético y equipamientos fotovoltaicos y eólicos

 

Galicia dispone de 96,2 millones de euros adicionales para el desarrollo de proyectos de ahorro y eficiencia energética, movilidad sostenible y uso de las energías renovables. Se trata de ayudas comunitarias destinadas la entidades locales y que tienen como principal objetivo incentivar y promover la realización de actuaciones que reduzcan las emisiones de dióxido de carbono mediante la ejecución de proyectos singulares.

La Consellería de Economía, Empleo e Industria, a través del Instituto Energético de Galicia (Inega), informa de estas ayudas que se distribuyen dentro de uno reparto de crédito disponible a nivel del Estado y que son gestionadas por el IDAE a través del programa de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS). Con esta ampliación de crédito, Galicia cuenta con una financiación total de 154,5 millones de euros.

Los posibles beneficiarios de esta orden de ayudas son los ayuntamientos, diputaciones provincias, comarcas o entidades que agrupen varios municipios, mancomunidades de ayuntamientos y áreas metropolitanas. La principal novedad de esta convocatoria por 96,2 millones es que se amplía el ámbito de actuación, ya que se elimina la condición que existía hasta ahora por la que solo podían optar a estas ayudas los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes. Para facilitar la ejecución de los proyectos, se amplía el plazo de vigencia de la convocatoria hasta el 31 de diciembre del próximo año, mientras que los proyectos –con una intensidad de ayuda del 80% y una inversión mínima que supere los 50.000 euros– deberán estar finalizados antes de 30 de septiembre de 2023.

Los proyectos subvencionables por estas ayudas pueden ser los siguientes: en edificios y dependencias ya existentes, obras relacionadas con la rehabilitación energética de la envolvente térmica y mejora de la eficiencia energética de las instalaciones eléctricas, térmicas o de iluminación interior; mejora de la eficiencia energética mediante la utilización de tic en las ciudades (smart cities); renovación de equipos de iluminación y señalización exterior; mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de potabilización, depuración de aguas residuales y desalación; implantación de planes de movilidad urbana sostenible; instalaciones solares térmicas destinadas a aplicaciones de calor y frío; equipos de aprovechamiento de la energía geotérmica para aplicaciones térmicas; instalaciones para uso térmico de la biomasa; redes de distribución de fluidos térmicos; así como para otro tipo de instalaciones, como es la transformación y/o uso térmico o autoconsumo de biogás, para el uso térmico de combustibles derivados de residuos (CDR) y de combustibles sólidos recuperados (CSR), para instalaciones solares fotovoltaicas destinadas a la generación eléctrica para autoconsumo, para equipaciones eólicas de pequeña potencia dirigidos al autoconsumo de energía eléctrica, o para aprovechamiento de la energía aerotérmica o hidrotérmica mediante bombas de calor.

Proyectos de energías renovables térmicas

La Xunta también mantiene abierto hasta el 27 de mayo el plazo para presentarse a las ayudas para desarrollar proyectos de energías renovables térmicas, de las que se podrán beneficiar las administraciones locales, entidades sin ánimo de lucro, empresas y autónomos. Con un presupuesto de 2,28M€, la previsión es que estos apoyos movilicen alrededor de 5M€ en el sector.

En concreto, se apoyarán iniciativas de equipaciones que empleen biomasa como combustible y otras instalaciones de energías renovables que empleen como fuente energética la geotermia, aerotermia o solar térmica. Los apoyos podrán alcanzar una intensidad máxima del 80% en el caso de las entidades locales y sin ánimo de lucro; del 70% para las pequeñas empresas; del 60% para las medianas y del 50% en el caso de las grandes compañías.

Estas ayudas forman parte del compromiso de la Xunta por acercar a ciudadanos, empresas y administraciones la cultura de la eficiencia y del ahorro energético y se suman la otras que ya se convocaron este mismo año, como los apoyos para la instalación de calderas de biomasa para familias y comunidades de propietarios en zonas no densamente pobladas; el programa destinado a empresas y autónomos del sector servicios e industria para la realización de auditorías energéticas e implantación de sistemas de gestión y proyectos de ahorro y eficiencia; la línea para impulsar las energías renovables y la eficiencia energética en el sector agrícola primario; o la orden de renovables térmicas para particulares y la de autoconsumo, también para ciudadanos y comunidades de vecinos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar