Campaña perpetua


¿Es posible abstraerse de la campaña electoral? Difícil. Tal vez usted sea de los que se ha ido de vacaciones en esta semana santa y se desconecta de los mitines, promesas y trapos sucios que van saliendo.

No se preocupe porque en cuanto acabe esta primera campaña viene la siguiente y podrá recuperar el tiempo perdido y cuando acabe la de mayo empezaremos con la pre de las autonómicas, en fin…una campaña perpetua.

Descuide, no es mi intención hoy hacer valoraciones sobre quien lo hace mejor ni tampoco aventurarme a presagiar ganadores…
Pero sí me parece un momento oportuno para hablar de “mi libro”, es decir de la participación de las mujeres en política.

El organismo ONU Mujeres realizó este pasado mes de marzo un mapa de la participación política que me parece interesante recuperar ahora que los comicios forman parte de nuestro día a día.

Se trata de un mapa mundi que recoge los datos principales sobre las mujeres en parlamentos y gobiernos del mundo al 1 de enero de 2019.

El dato que más llama la atención es, sin duda, el de Ruanda, el país del mundo con más mujeres parlamentarias, casi un 65% da la cámara es femenina.
Hace 20 años la población en este país llegó a ser casi un 70% femenina tras el genocidio que costó la vida a varios millones de ruandeses. Después de esta tragedia, es la propia Constitución la que reserva el 30% de los escaños para las mujeres.

Bastante más atrás de Ruanda está España, con un poco más de 40% de mujeres en las Cortes. No está mal: mejor que Francia o Alemania. De hecho nos podemos comparar con los noruegos o los finlandeses, algo que para algunos políticos es el no va más…
A la cola están estados como Yemen, con una única parlamentaria entre los 300 escaños.

Pero si nos vamos a las presidencias de los estados el alma se nos cae a los pies. De los 193 jefes de gobierno del mundo sólo hay diez mujeres.

España figura a la cabeza por el número de ministras y también por contar con una presidenta al frente del Congreso de los Diputados. Veremos qué pasa a partir del 28…

Galicia también puede jactarse de una amplia representación femenina: un gobierno prácticamente paritario, cinco de las once consellerías están dirigidas por mujeres, y en dos ocasiones la cámara gallega ha contado con presidentas.

Un repaso a las listas de la primera cita electoral me deja buen sabor de boca. De los trece cabezas de lista para el 28 abril nueve son mujeres.

Habrá quien piense que esto se debe a simple tacticismo electoralista, esa expresión tan in que se utiliza para explicar casi todas las declaraciones políticas en campaña. Es posible.
Pero las mujeres que van en las listas y, sobre todo, las que figuran en los puestos de salida, son de carne y hueso y ocuparán escaños, y aunque ni usted ni yo hayamos votado a algunas de ellas, nos alegraremos de que estén ahí.

Simplemente por cuestión de cálculo de probabilidades: si las mujeres son el 52% de la población de España parece bastante obvio que deberíamos estar, más o menos, en esa proporción en las Cortes.
Felizmente no somos Yemen.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar