Acotaciones

A

** Hay charcos y charcos. Unos se secan pronto y otros se convierten en un auténtico lodazal de tanto pisoteo político y mediático, que es lo que le suele ocurrir al PP. Entre los primeros suelen figurar los que genera la izquierda. Pedro Sánchez es otra cosa. Cuando se mete en alguno de ellos, no lo hace a humo de pajas. Segunda intención siempre tiene.

Lo digo porque preguntado en una entrevista televisiva sobre un eventual indulto a sus socios catalanes golpistas y después de haber recomendado dejar trabajar a jueces y fiscales y respetar la independencia del Poder judicial, el presidente interino del Gobierno sale diciendo que cuando haya sentencia “lógicamente, el poder político tendrá que posicionarse”.

¿Lógicamente? ¿Posicionarse, para qué? Que uno sepa, tras un fallo judicial lo que corresponde es continuar con el procedimiento a través de los recursos pertinentes. Sánchez, por tanto, sigue por propia boca con la puerta abierta a los perdones extraordinarios. Por si los condenados le siguen siendo necesarios. Todo en él tiene su intención. Es de recordar, no obstante, que de acuerdo con el artículo 118 de la Constitución, es obligatorio el cumplimiento de las sentencias firmes, así como prestar la colaboración requerida en la ejecución de las resoluciones.

** No creo que en la historia mundial de los institutos demoscópicos haya habido un caso como el protagonizado por el director del CIS, José Félix Tezanos, que ha puesto en tela de juicio uno de los más relevantes trabajos de la Casa: la macroencuesta electoral.

Y es que después de haber señalado durante meses al Partido Socialista como caballo ganador, ahora, en una entrevista innecesaria, ha pretendido sembrar el pánico en la izquierda rebajando las expectativas de triunfo de Pedro Sánchez y llamando de alguna manera a la movilización, que es la idea dominante en el argumentario socialista. Incluso el supuesto alto porcentaje de indecisos puede estar pensado para eso: para que no afloje la tensión. Todos, pues, a votar al PSOE. El director del CIS, en campaña. Inaudito.

Habrá que ver si cerradas las urnas el día 28, el Centro de Investigaciones Sociológicas acierta o no y en qué medida con sus predicciones. Sea como fuere, lo que actuaciones como la de Tezanos ya de entrada consiguen es desacreditar no sólo el trabajo en cuestión, sino, lo que es peor, también la propia institución. Y sin ponerse colorado lo más mínimo. Todo sea por la causa.

** El caos de la dependencia. Es el título de un estudio elaborado por CEAPs (Círculo empresarial de atención a las personas), cuya publicación ha venido a coincidir con la tremenda historia del suicidio asistido de María José Carrasco. En él se señala que doce años después de haber entrado en vigor la ley de Dependencia (enero 2007), más de 250.000 personas (7.800 en Galicia) reconocidas como tales se encuentran en el “limbo burocrático”; es decir, que aun con derecho a ella, no han tenido todavía acceso a prestación alguna. Según estimaciones, en tal circunstancia cada día fallecen 80 personas.

Diecinueve leyes autonómicas y/ o forales desgobiernan el sistema. Las diferencias territoriales son enormes. Como botón de muestra baste indicar que un dependiente tiene en Andalucía el doble de posibilidades de ser reconocido como tal que en otras comunidades como Galicia, Canarias, Asturias, o la Comunidad Valenciana. Un caos, desde luego.

** El BNG se presentará a las elecciones europeas de fin de mayo junto con los filoetarras de Bildu y los golpistas de ERC. Lo mejor de cada casa. Las tres formaciones repiten la fórmula de la Europa de los Pueblos, su alianza histórica en Bruselas, salvo en los comicios de 2014. En esta ocasión le han dado nuevo nombre a la coalición: “Ahora, Repúblicas”. Tampoco está mal.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar