El Museo de la Emigración Gallega en la Argentina inauguró «Raíces sin tierra»

El Museo de la Emigración Gallega en la Argentina (MEGA) Francisco ‘Paco’ Lores colgó este jueves el cartel de completo durante la inauguración de ‘Raíces sin tierra’, la exposición que agrupa la obra de las artistas plásticas Olivia Castro Cranwell y Rocío Carbia.

 

Cerca de un centenar de personas acudieron al estreno de esta muestra que profundiza en la experiencia migrante a través del arte, con dos creadoras unidas por el amor a sus orígenes, los mitos y las costumbres de sus pueblos, y que han cabalgado entre dos culturas durante toda su vida. Ambas han logrado transformar el dolor de sus raíces arrancadas en inspiración para sus cuadros.

Diego Martínez Duro, presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina (FAGRA), entidad matriz del MEGA, fue el encargado de dar la bienvenida a los presentes y, tras celebrar la gran llegada al público porteño que tuvo la institución en este inicio de temporada, destacó que, una vez más, la casa vuelve a poner sus salas a disposición de “aquellos que necesitan un lugar de expresión”.  “Este no es solo un espacio para mostrar las cosas que trajeron los migrantes, sino también los frutos de esa migración”, señaló Martínez, «lo que segundas y terceras generaciones están produciendo ahora”.

Este ‘Raíces sin tierra’ sirve de homenaje a la mujer en el marco de las actividades impulsadas por la entidad museológica con motivo del 8 de marzo. En este sentido, la directora del MEGA Hebe Mabel Otero quiso aprovechar este primer ciclo del año protagonizado por Carbia y Castro Cranwell para hacer un recorrido histórico por la lucha femenina en el mundo del arte. Una “batalla permanente” para ganar sus propios espacios que hoy se sigue dando, en palabras de Otero, pero que “se viene ganando” gracias al trabajo colectivo. La titular del MEGA remarcó durante su alocución la figura de Maruja Mallo (Viveiro 1902-Madrid 1995), referente del surrealismo español que siempre rompió paradigmas, y  felicitó a las dos expositoras por, al igual que Mallo, hacer su aporte en esta pelea feminista por ganar voz también en el ámbito artístico.

Tanto Castro Cranwell como Carbia se mostraron «felices» y «muy emocionadas» por poder exponer juntas después de tantos años de amistad. “Una deuda pendiente” entre esta profesora y alumna, respectivamente, con la que lograron cautivar a todos los asistentes. Su selección de lienzos rinde honores a las raíces; en el caso de Rocío las gallegas, criada en un hogar fuertemente marcado por las tradiciones de esa tierra lejana y que le hizo conocer el desarraigo sin haber migrado. Olivia, por su parte, expresa a la perfección la fusión de culturas que ha experimentado a lo largo de su vida, desde su París natal, pasando por su infancia argentina, sus vacaciones senegalesas o su posterior migración a Brasil. El público pudo comprobar la delicadeza y el amor puesto en cada trazo, siempre a puro color, para retratar esas naciones distantes que ambas sienten tan cerca.

Un trío musical de gaita, acordeón y percusión puso la banda sonora a la presentación, que permitió acercarse a la propuesta de estas pintoras no solo a través de sus lienzos, sino también con libretas, tazas y remeras, entre otros objetos estampados con sus creaciones.

‘Raíces sin tierra‘ podrá visitarse hasta mediados de abril en el horario habitual del MEGA: miércoles y viernes de 15 a 20 horas, y sábados de 17 a 20 horas. La entrada es libre y gratuita.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar