La Federación de Familias Numerosas pide mantener la categoría especial

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) a la que pertenece la Asociación Galega de Familias Numerosas (AGAFAN) quiere reclamar, una vez más, el mantenimiento de la categoría especial de familia numerosa hasta que el último de los hijos salga del título, una medida que esta entidad lleva años pidiendo con el fin de evitar desigualdades entre hermanos de una misma familia.
La reivindicación ha sido llevada a los tribunales, donde las familias han obtenido respaldo con varias sentencias favorables. La primera de ellas, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, comunidad pionera en esta causa; posteriormente, hubo otra sentencia de las familias numerosas en Valladolid, donde una familia de 5 hijos ganó el recurso que había interpuesto contra la Gerencia de Servicios Sociales reclamando su caso. El último fallo a favor de los intereses de las familias numerosas ha sido en Madrid, donde el Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad también ha dado la razón a la familia demandante, alegando que no tiene sentido mantener la condición de familia numerosa pero con una pérdida de beneficios para sus miembros.

Una reforma incompleta

En 2015, y gracias al trabajo de las asociaciones de familias numerosas lideradas por la FEFN, el Gobierno aprobó el mantenimiento de título de familia numerosa hasta que el último de los hijos cumpliera la edad establecida en la ley, de manera que, aunque los mayores fueran saliendo del título, el resto de la familia siguiera siendo familia numerosa y accediera, por tanto, a los mismos beneficios y bonificaciones en tasas y precios públicos. Esta reforma fue muy bien recibida por las familias, que vieron así atendida una reivindicación histórica que iba a permitir que sus hijos pequeños pudieran acceder a becas y ayudas, igual que los mayores. Sin embargo, la reforma de la ley no incluyó el mantenimiento de la categoría, por lo que las familias de categoría especial (con 5 ó más hijos) pasan a ser de categoría general, con la consiguiente pérdida de beneficios.

La FEFN y sus asociaciones no han dejado de pedir que se solvente esta laguna legal que no tiene ningún sentido, ya que va contra el espíritu por el que se aprobó el mantenimiento de la condición de familia numerosa. La situación no solo provoca agravios entre hermanos sino también desigualdades entre las familias, ya que hay dos Comunidades autónomas donde sí se ha respetado la categoría especial.  La primera fue la Comunidad Valenciana, comunidad pionera en mantenerla; la segunda ha sido Asturias, que también ha decidido conservar la categoría a la hora de renovar un título a una familia en la que los hijos mayores van saliendo del mismo.

“Realmente la ley no dice nada al respecto, pero la Administración ha entendido que hay una rebaja en la categoría y así lo está aplicando”, indica el presidente de la FEFN, Benito Zuazu, quien destaca lo incongruente de la propia reforma, en cuyo preámbulo “se justifica la reforma alegando que hay que acabar con la discriminación entre hermanos y con el cambio de la categoría se incurre en una nueva discriminación”. 

En este sentido se han expresado los tribunales, al establecer, como en el caso del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valladolid, que el cambio de categoría entraña una discriminación y que no hay ninguna justificación legal sino una interpretación interesada de la Administración.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar