Acotaciones

** Tiene a su vera Pedro Sánchez en Moncloa a un gurú –dicen- de la comunicación política: Iván Redondo, el oráculo que lo encumbró hasta tan alta responsabilidad. Mucho me temo, sin embargo, que más que un director de gabinete de tamaños vuelos lo que en mayor medida precise sea un eficiente jefe de documentación, compartible, eso sí, con Ferraz.

Y es que después de haber atribuido en su “Manual de resistencia” a san Juan de la Cruz la cita más célebre de fray Luis de León y luego de haber asignado a Einstein una máxima que en realidad corresponde a Hemingway, ha sido ahora el Partido Socialista quien en su felicitación a los andaluces con ocasión de la fiesta de la comunidad, ha adjudicado nada menos que a García Lorca la letra de unas sevillanas que nada tiene que ver con el poeta granadino.

En el texto de marras se rememora el cordobés puente de San Rafael, inaugurado por Franco en 1953. Y Lorca había sido fusilado, como bien se sabe, en los primeros meses de la guerra civil. Por lo que se ve, con Franco no dan una.

** Como no da puntada sin propaganda, en el proceloso pleno parlamentario del miércoles y hablando del bréxit, Pedro Sánchez reiteró su matraca de que con “la ultraderecha no se puede ir a la vuelta de la esquina”. Se refería en concreto al UKIP, partido mezcla de ideología conservadora y liberal, así como al que ha sido hasta hace poco su jefe de filas, Nigel Farage, euroescéptico, populista y principal agitador de la campaña en favor de la desconexión británica.

Lo que supongo que muchos se habrán preguntado es que si con la ultraderecha no se puede ir a ningún lado, ¿con la ultraizquierda, sí, como él hace? Ella lo llevó en volandas a la Moncloa y con ella sigue negociando hasta en los minutos de descuento de la legislatura. En todo caso, “ultras” son tanto una como otra.

** La convicción de que el proceso penal contra los golpistas catalanes terminará en el Tribunal europeo de Derechos humanos por supuesta violación de los recogidos en el Convenio de Roma de 1950, está condicionando enormemente el desarrollo del mismo.
Por una parte, el juez Marchena ha tenido un trato exquisito para con los acusados, a los que ha permitido no pocas licencias, mientras que está siendo mucho más intervencionista y puntilloso en la fase testifical. Por otra, acusados y defensas han preferido en líneas generales colocar sus discursos políticos, sabedores que la definitiva suerte penal estará en Estrasburgo. El seguimiento mediático no tardará en caer. El primer hito de interés será el del paso de las calificaciones provisionales a las definitivas. Pero aún falta mucho para que llegue.

Afortunadamente, el que fuera por aquellas fechas secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha puesto las cosas en su sitio sobre la mínima voluntad de colaboración, cuando no la inacción de la Policía autonómica catalana, comandada por el mediático “san Trapero” en aquella jornada del ilegal referéndum del 1-O. Y es que defensas y algunos testigos como la alcaldesa Colau estaban logrando trasladar sobre los mandos políticos y policiales madrileños la acusación de violencia que pesa sobre los procesados.

** Muy ocupado anda Albert Rivera arrebañando cuanto puede para confeccionar las listas de Ciudadanos de cara al maratón electoral que se avecina. Y tan centrado está en ello que no quiere hablar ni ocuparse de otras realidades dignas de atención, como los cien mil abortos voluntarios que cada año se producen en nuestro país, cuestión que despectivamente deja para el líder del PP, Pablo Casado.

El líder de C´s debería, no obstante, fijarse en su paisano el futbolista Gerard Piqué, que tiene tiempo para jugar y bien todo lo jugable, provocar a los madrisdistas siempre que puede, predicar independentismo y solidarizarse con los golpistas procesados. Si se quiere, hay tiempo para todo. Está más que comprobado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar