Feijóo valora la confianza de PSA en la planta factoría de Balaídos


El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, valoró la confianza depositada de PSA en Vigo y en Galicia con la puesta en marcha del proyecto Factoría 4.0 PSA-CTAG para convertir la fábrica de Balaídos en la planta piloto de la factoría 4.0, es decir, en la planta tecnológicamente más avanzada y precursora de nuevas tecnologías del grupo.

Después de asistir a la reunión con el Comité de Dirección del proyecto Factoría 4.0 PSA-CTAG y visitar los laboratorios del Centro Tecnológico de Automoción de Galicia, Feijóo incidió en la importancia de esta iniciativa, en la que están trabajando conjuntamente 500 personas, tanto para la consolidación del CTAG para la siguiente década, como para que en la carrera de la competitividad siga situando la factoría de Vigo como una de las fábricas con mayor competitividad del mundo en el sector de la automoción. No en vano, permitirá poner la tecnología al servicio del cliente final, de tal manera que todo el funcionamiento de la factoría permita trabajar en tiempo real y conocer anticipadamente las necesidades del mercado.

“Estamos hablando de diseñar y fabricar nuevos productos que se adelanten a las exigencias del consumidor”, dijo, precisando que el proyecto contempla convertir Balaídos: en una fábrica conectada, donde no se utilizará papel y toda la información será almacenada y se intercambiará en tiempo real con la tecnología Big Data; en una fábrica ágil, que emplee la robótica colaborativa para determinadas tareas y la automatización de procesos; en una fábrica virtual, donde la tecnología 3D permita simular productos y líneas de producción; y en una fábrica ecoamigable, es decir, eficiente energéticamente y con un menor impacto de residuos.

Asimismo, aseveró que este plan de digitalización englobará no solo la propia factoría de Vigo, sino también al conjunto de proveedores de componentes y suministros, y mismo a la cadena de distribución de vehículos finalizados o a los diferentes puntos de venta.

Más al por menor, el titular del Gobierno gallego explicó que el primer objetivo será el de concebir, diseñar y desarrollar los sistemas y componentes que permitirán poner en el comprado el ‘vehículo del futuro’: eléctrico, autónomo, y conectado. “Sería proseguir avanzando en ese primer modelo que recorrió por primera vez las carreteras españolas y que partió y se diseñó aquí mismo”, afirmó, destacando cómo segunda meta, convalidar nuevos procesos y nuevos productos mediante la construcción y ensayo de prototipos.

Como tercer objetivo, y consecuencia de los dos anteriores, Feijóo se refirió nuevamente al diseño y construcción en PSA Vigo de la que será a nivel mundial a planta piloto de la factoría 4.0 del grupo, ya que los resultados de los procesos que se desarrollen y convaliden en las instalaciones de la planta viguesa serán implantados en segunda instancia en las plantas de PSA.

PSA y CTAG trabajarán, en definitiva, en desplegar totalmente la internet industrial en las instalaciones de Balaídos y en establecer un modelo de trabajo donde el binomio producto-proceso de producción se entienden de forma simultánea, hasta el punto de que los flujos de la cadena de suministro puedan llegar a planificarse a partir de los pedidos ‘on line’ que realice el cliente o el concesionario.

A lo largo de su intervención, el responsable autonómico recordó además que este proyecto se enmarca dentro del Programa fábrica inteligente, cuya tercera convocatoria está ya abierta, con el fin de prestar ayuda a cerca de una decena de proyectos de digitalización que presenten pymes y grandes empresas gallegas y bajo la previsión de movilizar 31 millones de euros.

El presidente del Ejecutivo autonómico concluyó garantizando el apoyo de la Xunta al sector de la automoción que, desde 2009, se traduce en una inversión pública de más de 186 millones de euros. Todo esto, bajo la convicción de que el apoyo a la innovación, a la internacionalización y a la formación de los profesionales que trabajan en la industria gallega redunda en la competitividad de la economía de la Comunidad. Así, las ventas de la industria gallega fueron las segundas que más subieron en 2018, con un alza del 7,1% en la cifra de negocios que es el segundo mayor en los últimos siete años; el IPI registró en 2018 su mayor incremento de la última década, un 4,9%, cuatro puntos por encima del promedio español; y, en el ámbito de las exportaciones, Galicia volvió a batir un nuevo récord al superar el pasado año a barrera de los 22.000 millones de euros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar