Con ruedas de molino, no

Estoy bastante cansado de que los políticos a los votantes de a pie nos tomen por tontos. Pretenden que comulguemos con ruedas de molino pensando que nuestras tragaderas se dilatan de forma tan exagerada como las suyas a la hora de deglutir algún tema escabroso que les pueda reportar pingües beneficios.

Estoy casando de que los políticos piensen que a los que tenemos el derecho de emitir nuestro voto se nos puede contentar con estupideces como las que están saliendo a la luz, y que reflejan los medios de comunicación en los últimos meses. El Ejecutivo que nos gobierna y que preside Pedro Sánchez, al que en círculos allegados le llaman la veleta puesto que cambia de posición según de donde venga le viento, adopta decisiones pensando siempre en las minorías vascas y catalanes y no en el resto de los españoles.

Lo último de lo último, puesto que cada día que amanece hay algo nuevo, es la aceptación de una de las propuestas plasmadas en un documento por el presidente de un Gobierno autónomo, Quim Torra, separatista hasta la médula y que en sus manifestaciones rezuma odio por todos sus poros contra España. En la propuesta ahora asumida se solicitaba un mediador internacional para las conversaciones y negociaciones entre dos Estados. Uno escrito con mayúscula, como es España, y el otro en minúscula puesto que se trata de una comunidad autónoma/regional que, le guste o no al secesionista, tiene que estar bajo el paraguas de las Constitución.

Los integrantes del equipo de Sánchez cambian su acepción, como ha hecho Carmen Calvo la voz parlante del Ejecutivo, señalando que no habrá un mediador, sino un relator. Yo les recomendaría que fueran el diccionario para conocer exactamente cada una de las dos definiciones. Son bastante aclaratorias.

Políticos que nos gobiernan desde las más altas esferas del Estado: dejen de marear la perdiz, de jugar al gato y al ratón y pongan por delante el Estado de Derecho que nos ampara a todos los españoles incluidos los secesionistas catalanes. Por favor no intente, señor Sánchez, que comulguemos con ruedas de molino.

Primero no me caben en la boca y, segundo, me puedo atragantar, como se le están atragantando a usted los Presupuestos Generales. Sin ellos no puede seguir disfrutando un año más de las prebendas que le otorga el cargo. De ahí la amplitud de sus tragaderas. Los españoles nos merecemos algo mejor y no estar al vaivén de la música que suene en los instrumentos de los separatistas catalanes que lo único que pretenden es romper España. Pero mientras que lo intentan viven, y de qué forma, del dinero de todos los españoles porque el señor Pedro Sánchez les llena la bolsa con lo que detrae a otras comunidades autónomas, como es el caso de Galicia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar