Corredor Atlántico:Galicia, Asturias y Castilla-León piden inversiones de 3.100 millones para el siglo XXI

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, destacó que Galicia, Asturias y Castilla y León solicitarán al Gobierno central un programa de actuaciones y la demanda de financiación comunitaria para transformar el Corredor Atlántico de Mercancías en sinónimo de competitividad, progreso económico y empleo; para transformar líneas ferroviarias diseñadas en el siglo XIX, en un ferrocarril de mercancías que le permita al Noroeste competir en la Europa del siglo XXI.

Unas actuaciones que el responsable del Ejecutivo gallego cifró en una inversión de cerca de 3.000 millones de euros para optar al cofinanciamIento con fondos europeos.

“Nos mueven la defensa de nuestras industrias, de nuestros trabajadores, de nuestros puertos, de nuestra competitividad y la defensa legítima de la equidad, de la solidaridad entre los territorios que conformamos España”, dijo Feijóo, durante la clausura del Encuentro para el impulso del Corredor Atlántico Noroeste, al tiempo que incidió en que la alianza de estas tres comunidades se constituye a favor de todos y en contienda con nadie; bajo la voluntad de estar más cerca y más dentro de España y de Europa

Una España y una Europa que deben apuntalar su solidez económica, logística y comercial para hacer frente a los potentes competidores asiáticos; y que asumieron como objetivos el fomento de la economía baja en carbono, potenciando, entre otras cuestiones, el transporte ferroviario cómo alternativa al tráfico rodado, que produce cerca de la quinta parte de las emisiones de efecto invernadero del continente.

Solo con una red ferroviaria de transporte de mercancías moderna, rápida y fiable se podrá conectar el tejido empresarial del noroeste con Europa en condiciones competitivas en cuanto a precio, tiempos de disponibilidad o incluso servicios de postvenda. Y más aún ya que, hasta el 50% del precio final de un producto puede venir determinado por el transporte.

“Y buscamos, también, beneficios para nuestros puertos y plataformas logísticas, que mediante lo impulso de la intermodalidad tendrán más posibilidades de aprovechar su posición geográfica estratégica y competir por nuevas actividades e inversiones”, añadió. Unos beneficios que, según afirmó, pueden multiplicarse se se confirma que la incorporación del Noroeste es completa e incluye la línea Vigo-Puerto, en correspondencia con el territorio de la macrorregión.

Si la unidad política, económica y social de las tres comunidades hizo posible que la Comisión Europea aceptara la propuesta de incluir en el Corredor Atlántico los itinerarios ferroviarios que van desde Venta de Baños (en Palencia) y León hasta Gijón, Vigo y A Coruña, pasando por Ourense y Monforte de Lemos, el responsable del Ejecutivo gallego aseveró que, gracias a la concertación de esfuerzos, aquella meta que entonces parecía casi una quimera, hoy se encuentra “al alcance de nuestras manos”.

Al respecto, sostuvo que las demandas individuales serían endebles y difícilmente habrían conseguido corregir el rumbo de este Corredor Atlántico que, errónea e injustamente, olvidaba Galicia, Asturias y gran parte de Castilla y León. No en vano, se trata de un territorio comercialmente estratégico por ser el extremo occidental del continente, con 7 puertos de interés general del Estado y nuevas plataformas logísticas que multiplican la capacidad logística de las dársenas.

“Ese primer triunfo fue el comienzo de una nueva misión: conseguir que la entrada del noroeste peninsular en el Corredor Atlántico de Mercancías sea algo más que un trazo en los mapas”, abundó.

COOPERACIÓN

A lo largo de su intervención, el responsable del Ejecutivo gallego quiso agradecer la presencia de los representantes institucionales, empresariales y sindicales para “juntos, diseñar el escenario que queremos que se ejecute en el futuro”. Y trasladó el deseo de seguir profundizando en esa apuesta por el diálogo y la cooperación.

“La defensa del Corredor Atlántico es una referencia: consiguió una inédita concertación en todos los ámbitos, por lo que estoy seguro de que, si la mantenemos viva, ese primer éxito que alcanzamos tendrá continuidad en forma de inversiones y de ahí, en oportunidades, riqueza y empleo”, sentenció.

Sobre este aspecto, el responsable del Gobierno gallego recordó que la apuesta por la colaboración territorial fue y es una constante en la acción de la Xunta. “Este encuentro sigue el camino emprendido por el presidente Fraga, que entendió, ya al inicio de los 90, la necesidad de unir los intereses legítimos de un noroeste peninsular, que no solo de un noroeste español”, dijo.

Empezaba así un diálogo y un intercambio cada vez más intenso entre Galicia y el Norte de Portugal que daría lugar a la primera eurorregión constituida en la Península Ibérica. Y, ese espacio, lejos de amurallarse, se fue ampliando progresivamente, hasta la RESOE –la macrorregión del sudeste europeo-, primero con Castilla y León en 2010, posteriormente, ya en 2014, con Asturias y el centro de Portugal, y más recientemente, en 2017, también con Cantabria. “De nuevo los territorios del norte peninsular, considerados periféricos, fuimos pioneros en la decisión de compartir recursos para ser un único actor de primer nivel en la Europa del siglo XXI, a través de la cooperación en el transporte, la industria, la educación superior, el turismo o la demografía. Hicimos de la cooperación nuestra forma de estar en Europa y también en España”, afirmó, destacando que, mientras otros optaban por un destructivo aislamiento, Castilla y León, Asturias y Galicia apuntalaban el edificio de la colaboración, sellando en Oviedo un acuerdo para defender el marco jurídico estatal, posturas comunes sobre los incendios forestales o la sostenibilidad del sistema de bienestar, en el contexto del envejecimiento.

Ese espacio fue creciendo y convenciendo hasta alcanzar el 50% del territorio de España. Y, el pasado 10 de septiembre, las tres autonomías firmaron con Aragón, La Rioja y Castilla la Mancha una declaración institucional en defensa de un nuevo modelo de financiación autonómica y de una respuesta al serio reto demográfico.

“Los gobiernos de Castilla y León, Asturias y Galicia abordamos antes, conjuntamente, y con otras comunidades, las preocupaciones comunes. Inquietudes, pero también oportunidades compartidas, como el Camino de Santiago que tiene ante sí el reto de hacer del próximo Año Santo 2021 el mejor de la historia”, concluyó, haciendo hincapié en que hay muchos asuntos que exigen profundizar en la reflexión conjunta, la suma de esfuerzos y la confluencia de voluntades.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar