Condenado a 19 años de cárcel por abusar de dos niñas y 16 por matar a un amigo

La Sala de lo Civil y Penal del TSXG ha confirmado la sentencia de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra que condena a 19 años de cárcel y a 13 años de libertad vigilada a un acusado de agredir y abusar sexualmente de las dos hijas de su pareja cuando eran menores de edad, entre octubre de 2012 y julio de 2015. El sospechoso aprovechaba que se quedaba al cuidado de las niñas cuando su madre iba a trabajar para abusar de ellas.

El TSXG destaca que la resolución apelada por el imputado es “coherente y racional en la valoración de la prueba” y resalta que “contiene en su desarrollo las razones que llevan a la sala a considerar la realidad de los hechos que han sido declarados probados”. El tribunal hace referencia a la “ausencia de incredibilidad subjetiva” del relato de la menor que denunció los hechos. Además, subraya que su testimonio está avalado por la prueba pericial psicológica, que descarta “la presencia de sentimientos de venganza, resentimiento u odio”, además de rechazar “la existencia de presiones para testificar de manera mendaz o la presencia de alguna ventaja o ganancia secundaria”.

El testimonio, según el fallo, carece de “contradicciones, vaguedades o incoherencias”. La sentencia también considera acreditado que el acusado se prevalió “de esa facilidad para perpetrar el delito derivada de su posición en la estructura familiar en la que vivían las agredidas”.

 

16 AÑOS DE PRISIÓN POR MATAR A UN AMIGO EN CARBALLO

 

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, de acuerdo con el veredicto del jurado, ha condenado a 16 años de cárcel por un delito de asesinato concurriendo la circunstancia de ensañamiento y otro de tenencia ilícita de armas al acusado de matar el 8 de diciembre de 2017 en una carretera de Carballo a un hombre asestándole 57 cuchilladas.

La sentencia considera acreditado que tras haber acudido el día anterior a comprar droga a Ferrol, el acusado y la víctima quedaron en un bar, donde permanecieron un breve periodo de tiempo. Al abandonar el local, se subieron al coche del fallecido. Durante el viaje, tuvieron una disputa, por lo que el conductor detuvo el turismo en el lateral de la carretera. Después de forcejear, se bajaron del coche y el acusado, que también portaba un arma, esgrimió un arma blanca que llevaba entre sus ropas. La víctima intentó escapar, pero no pudo evitar los continuos acometimientos del imputado. “De forma deliberada y para aumentar su sufrimiento, le causó heridas múltiples que prolongaron su agonía y dolor durante un periodo de tiempo no determinado”, destaca la sentencia.

La defensa solicitó la aplicación de la eximente de toxicomanía, pero el tribunal del jurado, tal y como indica el fallo, entendió que cuando cometió los hechos no tenía sus facultades alteradas. “Sabemos que era toxicómano y que el día de los hechos había consumido drogas, sin embargo, no concurren datos que permitan atenuar su responsabilidad criminal”, subraya la Audiencia.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar