Sobran maestros

Un epígrafe dedica el reciente informe de la Conferencia de rectores universitarios (CRUE) a lo que llama “el paradigma del maestro”. Esto es, entre otras consideraciones, al desfase existente en esta profesión entre los graduados  que salen de las Facultades de Magisterio y una demanda ajustada para sus expectativas de empleo.

Es un caso más de  la bipolaridad que los expertos observan  en los mercados de trabajo, con la presencia de perfiles profesionales que evidencian un elevado nivel de dificultad para encontrar ofertas de cualificaciones que los satisfagan, frente a la saturación que presentan otras líneas formativas que, por una u otra razón, se ven abocadas a un desempeño profesional de subempleo.

Como bien se sabe, los maestros ejercen la docencia con niños de tres a doce años, ciclos Infantil y Primaria, compartida con otros docentes para los alumnos de doce a dieciséis años matriculados en enseñanzas de Secundaria. Pues bien, según el documentado estudio de la CRUE, la brecha existente entre demanda y oferta de empleo previsiblemente estaría afectando a la mitad (un 50,5 por ciento) de los graduados, que no podrían ejercitarse en el desempeño de la profesión para la que habían sido formados.

El documento señala también las grandes diferencias entre las comunidades autónomas. Castilla y León es la que más se excede, con un número de plazas que casi duplican sus necesidades reales de empleo (un 186 por ciento), seguida por La Rioja (174), Extremadura (135,6), Aragón (124,3), Cantabria (109,2) y Galicia (87,3).

En el polo opuesto, sólo en dos territorios la oferta de plazas está por debajo de la demanda del mercado: Cataluña, con un -6,53 por ciento, y Baleares, con un -9,30 por ciento. Resulta curioso –esto no lo dicen los rectores- que estas dos comunidades autónomas sean las que a duras penas retienen a otros profesionales, como jueces y médicos.

Por todo ello, la CRUE urge a las Facultades a analizar la situación y tener en cuenta que las plazas se financian con dinero público y, por tanto, con el esfuerzo fiscal de los contribuyentes y usuarios de los servicios que se ofrecen.

Entre los datos curiosos o interesantes que también aporta el informe destaca el hecho de que sin variaciones respecto a la última década, en el curso académico 2016-2017 la presencia de la mujer resultaba “muy mayoritaria” para el total de la matrícula en centros públicos y privados (77 por ciento), mientras que resultaba “prácticamente testimonial” la del varón en Infantil (7,3 por ciento).

Por otra parte, el carácter vocacional de la carrera viene sugerido por el hecho, entre otros, de que los estudiantes de Magisterio alcanzan unos resultados académicos que superan los valores medios de los alumnos de las Universidades públicas presenciales. La tasa de rendimiento académico es superior en doce puntos y la tasa de abandono del estudio no llega a los dos dígitos: 9 por ciento frente a 17,8 por ciento. Significativo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar