Vox decide si Juanma Moreno vaya a ser presidente de la Junta de Andalucía

PP y Ciudadanos avanzan en la negociación de la estructura de su posible gobierno de coalición en Andalucía, que prevén tener cerrada la próxima semana, mientras Vox aumenta sus presiones con la amenaza de no apoyar el pacto si se le «desprecia». Esta formación reclama que se abra una mesa negociadora con ellos, haciendo valer el peso de sus doce diputados, cuyo apoyo es clave para que salga adelante la investidura del líder del PP andaluz, Juanma Moreno.

Los diarios avanzan que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, de Ciudadanos, celebrará una ronda de contactos con los portavoces los días 9 y 10 de enero, para facilitar la citada investidura, en una fecha en la que es probable que PP y Ciudadanos tengan ya cerrada la estructura de gobierno, por lo que ambos partidos señalarían a Moreno como candidato a presidente. Según los periódicos, PP y Ciudadanos pretenden que se reduzca el número actual de consejerías, además de la presidencia y la vicepresidencia.

No obstante, el PSOE insiste en que la líder del PSOE andaluz y actual presidenta de la Junta, Susana Díaz, se presentará a la investidura. En este sentido, la secretaria provincial del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, confirmó ayer en rueda de prensa que «no hay nadie con más legitimidad, porque es la que tiene más votos». «Nos corresponde como fuerza política que ganó las elecciones», añadió.

Vox advirtió de que PP y Ciudadanos no podrán contar con ellos si lo que pretenden es «seguir aplicando las políticas de la izquierda». Los diarios insisten en la exigencia de ese partido de eliminar en el pacto programático el punto que hace referencia a dotar de recursos la Ley de Violencia de Género aprobada el pasado año en el Parlamento. La secretaria general del PP andaluz, Dolores López, pidió «altura de miras», al tiempo que aseguró que no están preocupados porque vean peligrar la investidura de Moreno, al entender que «ningún grupo político del bloque del cambio puede truncar lo que dijeron los andaluces en las urnas».

El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, rechazó que se pretenda reformar una ley «por imposición de nadie». También advirtió de que «aquí solo hay una negociación, la del PP y Ciudadanos». «Si Vox va a ir por esta línea, a Ciudadanos lo va a tener de frente», dijo.

La consejera de Justicia, Rosa Aguilar, señaló que «PP y Ciudadanos deben saber que los derechos de las mujeres en Andalucía no se negocian». La dirigente del PSOE andaluz Ángeles Muñiz, señaló que su partido va a trabajar para que no se den pasos atrás en estas leyes.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tildó ayer de «inadmisible» y «preocupante» que PP y Ciudadanos puedan pactar con Vox en Andalucía, al entender que secundar sus políticas supone «un retroceso sin calificativos» en la lucha contra la violencia de género. En declaraciones a los medios en el Ministerio, Montero dijo que se está produciendo un «espectáculo lamentable» para formar Gobierno en Andalucía, con PP y Ciudadanos haciendo «oídos sordos» a las propuestas que Vox pone encima de la mesa de recortes de libertades y derechos y «pasos atrás» en igualdad.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, calificó de «muy preocupante» el hecho de «ir de la mano de quien niega la violencia machista», una lacra que, añadió, «algunos incluso tienen la osadía de negar». Fuentes del Ejecutivo que citan las agencias también advirtieron de que la lucha contra el «machismo criminal y asesino» es una política de Estado, al tiempo que defendieron que no se puede «retroceder en este nivel de consideración».

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, acusó ayer a PP y Ciudadanos de negociar el futuro gobierno de Andalucía «con los cómplices de los violadores y los asesinos»

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar