La población ocupada en la pesca extractiva aumentó en Galicia un 7%

 

La población ocupada en la pesca extractiva en Galicia aumentó un 7% entre 2015 y 2017, con lo que la comunidad rompe con la tendencia de pérdida de empleo en el sector registrada en los últimos ejercicios, especialmente con la crisis económica. La comunidad gallega pasó de contar con 10.635 profesionales embarcados en las distintas flotas al final de 2015 a alcanzar los 11.377 a finales de 2017, con el que el sector sumó 742 trabajadores en esos dos años.

Estos datos de empleo de la flota pesquera gallega aparecen recogidos en la encuesta Ocupesca, elaborada por la Consellería do Mar cada dos años y de la que acaba de publicarse su cuarta edición. En ella se comprueba cómo la flota de artes menores fue la que más contribuyó a ese incremento de la ocupación, con un aumento del 14,4% en el personal embarcado. Este segmento de flota sumó 826 marineros en esos dos años, hasta alcanzar un total de 6.558, con lo que se consolida como el más importante para la pesca extractiva de Galicia.

El cerco también elevó la cifra de empleados a bordo, un 12,3% entre 2015 y 2017, hasta contar con 1.312 tripulantes, 144 más. Con estas dos subidas, y a pesar de registrar descensos en otros segmentos, el caladero nacional cerró estos dos años de actividad en positivo, con 823 marineros más (un incremento próximo al 10%), hasta rozar los 9.300 profesionales embarcados.

Mientras, el empleo en los barcos de las pesquerías de aguas comunitarias creció un 0,3% y en las pesquerías internacionales bajó un 7,8%. La flota, no obstante, se mantuvo prácticamente estable entre 2015 y 2017, con solo 19 embarcaciones menos, lo que supone un leve descenso del 0,4%.

Los resultados de la encuesta Ocupesca, que muestra con cifras exactas la importancia socioeconómica de la pesca y de la acuicultura, revelan además que la facturación de la flota pesquera gallega aumentó en esos dos ejercicios un 11%, al pasar de los 801 millones de ingresos obtenidos en 2015 a los más de 889 millones de 2017. Esta subida se produjo en todos los segmentos de flota (caladero nacional, pesquerías comunitarias e internacionales) y dejó una facturación media de más de 78.000 euros por tripulante y año.

“Estas cifras refrendan no solo la buena evolución de los niveles de afiliación al Régimen Especial del Mar, sino que se ve acompañado por volúmenes de descargas y ventas en positivo, que avanzan superando medias y que hacen que los términos económicos de la actividad sean también positivos”, destaca la conselleira do Mar, Rosa Quintana, en el prólogo de la encuesta Ocupesca. “Esperamos que esta buena evolución del empleo en el mundo del mar sirva como aliciente para conseguir el grano objetivo de nuestra estructura marítimo-pesquera: el relevo generacional. Nuestro mar tiene futuro si las personas que trabajan en él tienen futuro”, concluye la titular de Mar.

Acuicultura

En lo que se refiere a la acuicultura, el informe de la Consellería do Mar muestra que la actividad del sector presentó un crecimiento negativo y cuenta con 2.603 empresas dedicadas al cultivo de mejillón, a los parques de cultivo y a los criaderos, granjas, líneas de cultivo o jaulas. Los trabajadores dependientes de ellas son más de 5.200.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar