Miguel Santalices, delegado del Rey en la Ofrenda de la Traslación

   
El presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices Vieira, ejerció como delegado regio en la Ofrenda de la Traslación que cada 30 de diciembre se celebra en la Catedral de Santiago de Compostela. En su invocación, Santalices hizo memoria de las cuatro décadas transcurridas desde la aprobación de la vigente Constitución española que trajo consigo avances sociales y un estado de bienestar “que estamos obligados a cuidar y a impulsar en la medida de nuestras diferentes posibilidades”.

Santalices deseó que “la prudencia y el acierto” acompañen al Rei Felipe VI “al servicio de España y del bien común, siempre en el marco de la vigente Carta Magna”. Refiriéndose al aniversario de la Constitución, el presidente del Parlamento de Galicia habló de “cuatro décadas de luces, apenas empañadas por algunas sombras”.

En un discurso bilingüe, el oferente recordó que “la Constitución del 78 resolvió buena parte de los problemas históricos que aquella España venía arrastrando, aunque persistan otros como las dificultades económicas relacionadas con la última crisis, el distanciamiento frente a las instituciones y, sobre todo, el desafío secesionista, un quebrantamiento democrático que sitúa a nuestro país ante lo mayor reto de las últimas décadas”.

Apeló el delegado regio la cualidades como la honestidad, la solidaridad, la concordia, la empatía, la busca de espacios de encuentro y el ilimitado acatamiento a la ley, que caracterizaron el comportamiento de los ponentes constitucionales y de las personas artífices de la transición a la democracia. “Todas o casi todas las crisis presentes o recientes habrían sido menos intensas se tales principios no hubieran sido relativizados o, en ocasiones, directamente ignorados”, dijo. A juicio del presidente del Parlamento de Galicia, “España cambió mucho, y para mejor, en estas cuatro décadas”.
Se produjo un cambio de paradigma migratorio, convirtiendo al país en un “destino codiciado por la inmigración”. Animó a mirar la inmigración como un fenómeno beneficioso en el actual escenario de intensa crisis demográfica, “pero inmigración ordenada –puntualizó-, que busque la integración y respete la integridad territorial, el ordenamiento jurídico y los derechos y libertades de los territorios de acogida”. El delegado regio recordó que los avances sociales van parejos a las “novedades científicas antaño inimaginables”.
Se refirió a la anunciada creación de ser humanos modificados genéticamente, ”rechazada de plano por la comunidad científica que, afortunadamente, se rige por sólidos principios éticos, que deben tutelar cualquier innovación en este y otros campos fronterizos”.
Destacó que avances científicos como los registrados en el ámbito de la inmunoloxía y la inmunoterapia “ofrecen a la humanidad un vasto campo de aplicaciones y han salvado, gracias a las vacunas, millones de vidas en todo el mundo”. Por eso, y frente a esta realidad, “las pseudociencias suponen una amenaza peligrosa para la salud pública y ponen en riesgo avances que costó décadas materializar”.
Recordó en ese sentido, el papel de la gallega Isabel Zendal, primera enfermera de la historia en misión internacional y figura clave para el éxito de la Expedición Filantrópica de la Vacuna que a comienzos del siglo XIX extendió la vacuna contra la varíola en América y a mismo la introdujo en Asia.
“Que el ejemplo de los Caminos de Santiago, como espacios de interculturalidade y de relación armoniosa entre personas de diferentes sensibilidades, ayude el mundo actual a encontrar puntos de encuentro, superar la indiferencia con la que miramos el sufrimiento del tercero mundo y que el odio y la incomprensión que envenenan tantos espacios de convivencia abran paso a nuevos escenarios de diálogo, acercamiento y mestizaje, en la búsqueda del provecho mutuo”, afirmó el oferente.
En la invocación, Santalices lamentó la lacra de la violencia en el ámbito familiar y contra las mujeres, al tiempo que hizo referencia la otras dificultades como el desempleo, la desilusión o los problemas económicos. Abogó por edificar una sociedad “más solidaria y honesta, siempre predispuesta en la defensa de la dignidad de las personas”. Para la juventud, el delegado regio reclamó “las oportunidades económicas y profesionales que merece para desarrollar su proyecto vital desde lo que sentar las bases de un mundo mejor”.
El presidente del Parlamento recordó también a las “personas enfermas, las que padecen el azote de las adicciones o las que atraviesan trances amargos en sus vidas”. Recordó, “con especial afecto”, a las familias de los marineros de los barcos hundidos recientemente frente a la costa gallega. Deseó “que nunca falte una mano amiga, una palabra de ánimo ni una sonrisa cariñosa”.
Para el próximo Xacobeo 2021, el oferente hizo votos para que los trabajos preparatorios de este acontecimiento “conduzcan a una celebración provechosa en la que, como sucedió a lo largo de la historia, todas las inquietudes –religiosas y laicas, culturales o de simple ocio- tengan cobijo, desde la seguridad de que la peregrinación enriquece a todos en el más profundizo de su ser”. Santalices Vieira finalizó su invocación con un extracto del final del discurso Alba de Gloria, pronunciado por Castelao en Buenos Aires el 25 de julio de 1948: “Que la hoguera del esprito siga calentando vuestras vidas y que la hoguera del fuego nunca deje de calentar vuestros hogares”.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar