Constitución, 40 años:“La autonomía no se conquista contra España, sino con España y en España”

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó  la doble conquista que representa la Constitución para los gallegos que, como individuos, se convierten en ciudadanos y Galicia, como entidad colectiva, tiene un camino abierto hacia su autogobierno. “La autonomía que hoy Galicia ejerce y disfruta, no se conquista contra España, sino con España y en España. La España constitucional se hace garante de la Galicia autonómica, y la democracia española se configura como algo plural y diverso”, dijo, incidiendo en que este encaje de afectos y legalidades no supone algo extraño para una idiosincrasia como la nuestra, habituada a sumar identidades para así multiplicar la fuerza del país.

Durante la clausura de las jornadas con motivo del 40 Aniversario de la Constitución Española: Galicia, el largo camino hacia el autogobierno- análisis de los 40 años de Constitución Española desde la perspectiva de Galicia, Feijóo recordó que la Carta Magna de 1978 será un espejo en el que se miren muchas democracias incipientes. No solo por la textualidad de su articulado, sino sobre todo por la capacidad de acuerdo de políticas y políticos que procedían de hondos antagonismos.

“Los negros augurios en torno al cainismo hispano, que tanto había propagado la dictadura, se vieron desmentidos en un momento histórico que el paso del tiempo engrandece aun más”, aseveró, refiriéndose también al tercer vértice del trinomio democrático que acompaña la libertad y la igualdad: la fraternidad.

Al respecto, recordó que así como muchas revoluciones se frustran puesto que sus actores olvidan la fraternidad, en el caso español los lazos fraternos que se tejen entre los constituyentes explica la consecución de un texto que no es de partido, sino que quiere ser un espacio común.

A lo largo de su intervención, el presidente del Gobierno gallego expresó también la admiración por la transición gallega, donde “sus arquitectos” tienen que trabajar en la obra general de la democracia española, irguiendo simultáneamente un autogobierno del que no existía precedente alguno. “Hubo Pactos de la Moncloa y hubo igualmente un Pacto del Hostal que supo crear la fuerza democrática suficiente para evitar que la autonomía gallega sufriera agravios”, recordó, subrayando que los cofundadores del autogobierno – Xosé Luís Barreiro, José Rivas Fontán, Francisco Vázquez, Luis Sobrado y Carlos Barros, entre otros- supieron estar a la altura de la historia y de la sociedad gallega de aquel momento.

Después de precisar que a aquellos cofundadores habría que unir, en justicia, al primer presidente de la Galicia autónoma, Xerardo Fernández Albor, el responsable del Ejecutivo autonómico incidió en que a España de las autonomías y el autogobierno gallego son dos grandes éxitos colectivos legitimados, sobre todo, por la capacidad para gestionar la diversidad, los equilibrios territoriales y una justicia en la asignación de recursos que a veces se denomina, impropiamente, solidaridad.

Feijóo concluyó sosteniendo que los problemas de convivencia y la pérdida de calidad democrática hacen erupción cuando los valores constitucionales y autonómicos se olvidan. “El problema no estriba en la Constitución ni en los Estatutos de Autonomía”, precisó, subrayando que la respuesta es reafirmarlos y rescatar con ellos el estilo político de políticos como los que hicieron posible el Pacto del Hostal y los Pactos de la Moncloa.

De este modo, afirmó que mal antídoto contra los que se alzan contra la Constitución de las autonomías, sería convertir en chivos expiatorios a autogobiernos que han demostrado eficacia, solvencia y fidelidad al proyecto nacional común. “Los procesos independentistas no tienen su origen en el autonomismo; son, por el contrario, un desafío a la España que es democrática por ser plural, y que es plural por ser democrática”, abundó.

Asimismo, aseveró que mala terapéutica sería también desvirtuar el Estado de las Autonomías mediante una arbitraria asignación de privilegios, aunque se escondieran bajo una inocente geometría. “Y mucho menos debe haber condescendencia con aquellos que desafían nuestra democracia”, aseveró, tras lo visto en las últimas horas, al tiempo que pidió que “el Gobierno no disfraz de convivencia lo que es mera connivencia”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar