Sánchez y Torra buscan una “propuesta política” con apoyo suficiente

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, acordaron buscar una “propuesta política” que cuente con un “amplio apoyo” y se materialice “en el marco de la seguridad jurídica”. Así lo anunciaron después de la reunión que mantuvieron en el Palacio de Pedralbes de Barcelona, en paralelo con otro encuentro entre la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consejera de Presidencia, Elsa Artadi.

En un comunicado conjunto, los dos Ejecutivos coinciden en “la existencia de un conflicto sobre el futuro de Cataluña”, aunque constatan que “mantienen diferencias notables sobre su origen, naturaleza o sus vías de resolución”. No obstante, afirman que por encima de todo comparten la apuesta por un “diálogo efectivo” que vehicule una “propuesta política” que cuente con un “amplio apoyo” de la sociedad catalana.

El texto añade que “con el objetivo de garantizar una solución, deben seguir potenciándose los espacios de diálogo que permitan atender las necesidades de la sociedad y avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña en el marco de la seguridad jurídica”.

En nombre del Gobierno, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet compareció ante los periodistas puso el énfasis en la “seguridad jurídica”. “No hay otra salida para afrontar el problema político que el respecto a la legalidad”, subrayó. Batet señaló que el diálogo tendrá que producirse también entre las fuerzas políticas catalanas” y reiteró que una posible solución deberá estar “dentro de la Constitución y el Estatut”.

Por parte de la Generalitat, Elsa Artadi explicó que aunque el documento suscrito no habla de autodeterminación, en las reuniones se habían expresado los “consensos” de la sociedad catalana, entre ellos “la necesidad de un referéndum”. Otros “consensos”, según Artadi, son la no judicialización de la política ni la aplicación de un nuevo 155, acabar con la “represión” de los soberanistas procesados y avanzar en lo que calificó de “desfranquización” de la sociedad catalana. La portavoz de la Generalitat señaló que en los encuentros no se habló de los Presupuestos Generales del Estado. Artadi añadió que se han emplazado a otra reunión en enero, pero esta vez a nivel de ministros y consejeros, en la que participarían al menos los vicepresidentes Carmen Calvo y Pere Aragonès.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, censuró que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “claudique” y “asuma” las tesis separatistas al hablar de un conflicto entre Cataluña y España como “si fuera una guerra y dos estados”. Rivera llamó a terminar con las “humillaciones” y convocar elecciones.

 

 

SÁNCHEZ DEFIENDE UNA NUEVA ETAPA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió “abrir una nueva etapa en la que la confrontación dé paso a la concordia”, mientras que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, le agradeció haber podido hablar “de todo” en la entrevista que mantuvieron por la tarde. Tras el encuentro de Pedralbes, Sánchez y Torra volvieron a coincidir en la gala de entrega de premios de la patronal Foment.

Sánchez aprovechó su intervención para reivindicar una serie de valores que, en su opinión, sirven tanto en el campo económico como en el político. Destacó las virtudes “del diálogo, la estabilidad, la autocrítica y el impulso transformador” tanto en el ámbito empresarial como en el político, y aseguró que este compendio de valores es una “receta cargada de sentido común” que sirve para “pisar el suelo con realismo”.

“Si algo hemos aprendido en estos últimos años de crisis es que juntos hemos llegado siempre mucho más lejos, empresarios, gobiernos y sociedad civil, y juntos también los pueblos de España”, apostilló el presidente.

Por su parte, Torra pidió un “pacto de Estado” para “desfranquizar” España y “aislar a la extrema derecha”. Torra detalló que en el encuentro de Pedralbes, expuso a Sánchez los “grandes consensos” que a su juicio existen en la sociedad catalana: el sentimiento “republicano”, el rechazo a la “represión” y el convencimiento de que el conflicto catalán se tiene que resolver mediante “un referéndum de autodeterminación”. También aprovechó para reclamar algunas inversiones pendientes en Cataluña en materia de infraestructuras, como las referentes al Corredor del Mediterráneo. Además, hizo un propuso la derogación del decreto que facilitaba el traslado de sede de las empresas, que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy.

El presidente de Foment de Treball, Josep Sánchez Llibre, pidió a los Gobiernos español y catalán que “negocien soluciones de futuro” y les emplazo a aprobar sus respectivos presupuestos. Mientras, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, pidió “diálogo, responsabilidad y moderación”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar