La Xunta continuará la mejora del Hospital de Ourense, con un nuevo edificio y la ampliación del materno

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, confirmó que la reforma del Hospital Público de Ourense continuará el año que viene, “sin hacer paréntesis”, con una nueva fase que supondrá la construcción de un nuevo edificio y la reforma integral del materno infantil.

Durante el acto de presentación del proyecto de ampliación, Feijóo reeditó el compromiso de acometer, “sin esperar”, las fases que faltan para que este hospital público quede preparado para las próximas décadas, bajo tres retos básicos a los que dar respuesta: integrar la hospitalización de adultos, pediátrica y ginecológica; modernizar el 100% de todas las áreas de hospitalización; y centralizar las áreas diagnósticas y preparar la futura reforma de las consultas y áreas docente y administrativas.

De este modo, incidió en que, de forma inmediata, se impulsará un nuevo edificio al que se prevé trasladar la hospitalización que resta por modernizar, bien comunicado con las restantes áreas de ingreso, servicios diagnósticos, bloque quirúrgico, urgencias y unidades de críticos. “Esto permitirá vaciar el materno infantil y proceder a su total remodelación, creando un núcleo compacto de hospitalización y servicios que por su vez faciliten fases posteriores”, dijo, a lo que añadió que, a mayores, en esta fase también se reformarán las alas izquierdas del viejo edificio de hospitalización -el edificio Cristal-, para que haga las funciones de comunicación y de apoyo clínico para las zonas de hospitalización de los dos nuevos edificios, tanto el inaugurado en 2017 como del de próxima construcción.

Feijóo aseveró que las tres etapas se impulsarán teniendo en cuenta la opinión de los profesionales y de los pacientes. Y, con ese ánimo, en las próximas semanas se intensificarán los contactos con el fin de cumplir el objetivo de licitar la redacción de este proyecto en los primeros meses de 2019.

A lo largo de su intervención, el responsable autonómico hizo hincapié en que la clave de esta nueva fase es la integración de la hospitalización que permitirá poner fin a la complejidad que representa la separación física de las áreas de hospitalización, con los consiguientes traslados y limitaciones de accesibilidad a los servicios centrales y diagnósticos.

De este modo, se conseguirá un núcleo compacto de hospitalización y servicios, y la unión interna también entre las urgencias pediátricas y las generales. A esto hay que añadir que los nuevos núcleos de comunicación harán posible independizar las circulaciones internas –de ingresos y del personal- de las ambulatorias. Y la reforma del Materno infantil, además de la modernización integral del edificio, hará posible a ampliación del espacio para un área ambulatoria con acceso directo desde la calle.

Además de esta fase, Feijóo aseguró que, de manera paralela, ya se está trabajando en los usos y remodelaciones necesarios para los edificios originales del hospital.

“La previsión es que podamos licitar el Plan funcional y el Plan de espacios correspondiente la estas actuaciones en el segundo trimestre de 2019”, afirmó, subrayando que, de esta manera, el Gobierno gallego asume el compromiso de volver a Ourense antes de que finalice el próximo año, para informar de los detalles de esa última fase que completará la ampliación y reforma de este hospital público.

El presidente de la Xunta aseveró que este proyecto contribuirá a mejorar el día a día de los profesionales, pacientes y familiares, como ya lo hizo el edificio que, con una inversión de 41 millones de euros, se inició en plena crisis económica y se puso a funcionar en septiembre de 2017. “Una infraestructura que dotó este centro de 52.000 metros cuadrados adicionales, consiguiendo concentrar todas las unidades en un único edificio frente a los tres anteriores y con 287 camas más”, explicó, refiriéndose también a la adecuación de espacios en el Santa María Nai, para nuevas consultas en oncología o en la ampliación del hospital de día; con la reforma integral del área de Resonancia Magnética y TAC, que se está a punto de finalizar; o con la apertura de nuevos locales de restauración, a los que se sumará la nueva cocina en los primeros meses del año que viene, tras una inversión de más de 4,5 millones de euros.

Feijóo concluyó aseverando que la apuesta por las infraestructuras sanitarias no solo pasa por el hospital como prueba la construcción de ocho nuevos ambulatorios – en A Merca, Entrimo, Vilar de Santos, Vilamarín, A Peroxa, O Couto, Pontedeva y en Barbadás-, a los que se sumarán otros dos –en Paderne de Allariz y en Pereiro de Aguiar-; y la reforma de otros cinco –en Carballeda de Avia, A Rúa, Muíños, Gomesende y O Bolo-.

Unas infraestructuras que hacen posible que entre un 15% y un 18% de los ourensanos tengan hoy a su disposición un centro de salud nuevo o renovado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar