Acotaciones

 

Ganó River, ganaron las fuerzas de seguridad nacionales y locales, ganó Madrid, ganó el espectáculo y ganó….Florentino Pérez. Y es que el presidente del Real Madrid no dudó ni dos minutos en dar la respuesta que se le pedía y poner al Bernabeu a disposición de la Confederación sudamericana de fútbol  para celebrar en el ya mítico campo madrileño el partido decisivo de la Copa Libertadores. Sabia decisión, que en un comienzo pareció arriesgada, pero que ha dado frutos provechosos para muchos. ¿Se lo reconocerá alguien?

—-

Terribles fueron los porrazos que los mossos sacudieron  a los violentos “antifascistas”que  en Girona y Terrassa protestaban el jueves por la presencia de Vox en una manifestación a favor de la Constitución.  Tiempo le faltó al presidente Torra para exigir un cambio en la actuación de la policía autonómica, que normalmente se ha distinguido por su contundencia y en ocasiones por el tiro inmisericorde.

Digo yo, sin embargo, que ante tales excesos, intervenciones como la practicada  por la Policía Nacional en la jornada del referéndum ilegal del 1-0 quedan, con perdón, al nivel de pellizcos de monja. Y quiero suponer que los jueces catalanes que tanto celo pusieron en su día en investigar la pretendida violencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado procedan ahora de igual forma con los agentes de casa.

—-

Contrasentidos electorales. El partido que más creció en las recientes elecciones andaluzas, es decir, Ciudadanos, fue paradójicamente el que durante la legislatura había apoyado a la que resultó ser la gran perdedora, léase Susana Díaz. A la vez, el  efecto Arrimadas parece que también funcionó a pesar del mal ejemplo dado: a pesar de que habiendo ganado las elecciones en Cataluña, la candidata del partido de Rivera a la presidencia de la Generalidad ni siquiera se personó en su momento para intentar gobernar. Y como no todo sale bien, habrá que señalar que Ciudadanos ha perdido su referencia internacional: el presidente Macron, que, haga lo que haga, difícilmente volverá a levantar cabeza.

—-

El sistema electoral francés a doble vuelta viene a funcionar para algunos partidos como lo hace el célebre cordón sanitario que aquí se aplica sistemáticamente al PP. Pese a haberse llevado diez millones largos de votos  en las presidenciales de mayo del año pasado, de haber estado siempre en el pelotón de cabeza de otras convocatorias y de perfilarse como favorito para las europeas de mayo, el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen, heredero del ultraderechista Frente Nacional, sólo tiene 8 de los 577 diputados en la Asamblea Nacional. ¿Es justo?

—-

Dice la candidata del PSOE a la alcaldía de A Coruña, Inés Rey, que la Marea no ha pasado del eslogan y que no ha sabido gestionar nada. Habrá, no obstante, de reconocer la  culpa o responsabilidad de su partido, cuando fue él quien, tercero en las urnas, regaló sus votos para que Ferreiro y equipo se hicieran con el gobierno en María Pita. No vale ahora con echar balones fuera alegando que no hay que mirar al pasado. ¿Habrán hecho al menos propósito de la enmienda?

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar