Cuatro presidentes del Gobierno y tres ‘padres’ de la Constitución, presentes en el Congreso

La celebración del 40 aniversario de la Constitución, según destacan todos los medios, reunió de forma excepcional al actual jefe del Estado, al anterior monarca, Juan Carlos I, y a la heredera del trono, la princesa Leonor. También reunió al actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, con los expresidentes Mariano Rajoy, José Luis Rodríguez Zapatero, José María Aznar y Felipe González. Además, asistieron al solemne acto los tres padres vivos de la Constitución, José Pedro Pérez-Llorca, Miquel Roca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón.

También acudieron al acto los líderes de todos los partidos con representación parlamentaria, menos los de ERC, PDeCAT, PNV, EH-Bildu, En Comú Podem y Compromís. Como hecho singular, los diputados de Unidos Podemos lucieron una imagen reivindicativa con un símbolo republicano, Fueron los únicos, además, que no aplaudieron la entrada de los Reyes y el discurso del monarca. Todos los presidentes autonómicos acudieron al acto, excepto los de Cataluña, País Vasco, Navarra, Cantabria, Comunidad Valenciana, Baleares y Melilla.

PEDRO SÁNCHEZ, PARTIDARIO DE “ADMITIR REFORMAS”

Sobre la reforma de la Constitución, la presidenta del Congreso señaló ayer, en su intervención, que la Carta Magna no es un “candado”, ya que se puede mejorar y “admite reformas”. Hizo, no obstante, un llamamiento a todos los españoles para renovar el “gran pacto constitucional” apelando a la “prudencia” y la “sabiduría” de los constituyentes porque, afirmó, ninguna Constitución debería reformarse “con menos acuerdo del que la creó”.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, defendió la vigencia de la Constitución, que definió como un proyecto colectivo de “libertad, progreso y democracia”, al tiempo que se mostró partidario de reformarla “con el objetivo de reforzarla”.

Por el contrario, el líder del PP, Pablo Casado, abogó por “no abrirla en canal” porque es el “mayor muro de contención” contra los “enemigos de la libertad, el nacionalismo excluyente y el populismo” y avisó de que, llegado el caso, hará uso de su “mayoría de bloqueo” en el Congreso y su mayoría absoluta en el Senado para evitar que salga adelante cualquier reforma constitucional que se plantee ahora “más por agenda propia” que por necesidad para España.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ensalzó la Carta Magna que consiguió, en su opinión, el “milagro” de “convertir a los enemigos en compatriotas” y superar “la división entre rojos y azules” para que todos fueran “ciudadanos libres e iguales”. Llamó, en este sentido, a superar el “guerracivilismo” para volver a unir a los españoles y pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que vuelva al bloque constitucionalista.

Más crítico, el líder de Podemos se mostró partidario de “modernizar” el texto constitucional para pasar de una monarquía parlamentaria a una república. Instó, por ello, a poner en valor la justicia social y la fraternidad, valores que representan “mejor” la república, frente a las sombras de corrupción y privilegios de la monarquía. En sintonía con estas palabras, IU anunció ayer la presentación de una querella contra el rey Juan Carlos I por un posible delito de “integración en un grupo criminal con el objetivo de defraudar”.

 

a.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar