Acotaciones

 

Después de visto lo visto en la supuesta cárcel donde los golpistas catalanes se mueven a sus anchas y donde la gente entra y sale como Perico por su casa, el Gobierno Sánchez se apresta a transferir al País Vasco, con tantos crímenes etarras pendientes de dilucidar, las competencias en materia de prisiones. ¿Bajo la administración penitenciaria del nacionalismo peneuvista recibirían los bilduetarras próximos que pudieran pasar por sus dependencias el mismo trato de favor que los independentistas Lledoners? Muy probablemente. Pero dará igual.

—-

Parece mentira que a punto de celebrarse los cuarenta años de la Constitución sigan produciéndose traspasos de competencias a las comunidades autónomas, como las habidas con Navarra y las que están al caer en el País Vasco, y que siga sin cerrarse la carta magna en este capítulo. Mientras tanto, en Moncloa andan entretenidos con reformas de segundo nivel, como la de los aforamientos, que para más inri sólo va a terminar afectando al 30 por ciento de los políticos que gozan de esta protección o privilegio. ”Hay que fijar competencias y que no se toquen más”, ha dicho el profesor Jorge de Esteban. De acuerdo.

—-

Presume el ministro Ábalos de no haber prorrogado la concesión de la autopista AP -1 (Burgos-Armiñón) y de haber levantado en consecuencia el peaje que regía. Un tanto hipócrita parece el titular de Fomento, pues al mismo tiempo que así se comporta trae entre manos hacer pagar a los usuarios el coste del mantenimiento de las autovías. Es decir, establecer él mismo –si tiempo le da- un peaje sobre éstas.

Hoy día un coruñés que viaja a Madrid por vías de alta capacidad lo hace sin cargas económicas añadidas durante 500 kilómetros y sólo paga en los 100 últimos, desde Adanero. En un futuro y si se materializa la pretensión ministerial, lo habrá de hacer desde la mismísima Ponte da Pasaxe. ¡Valiente ganancia!

Por otra parte, la supresión del peaje en la AP-1 puede no resultar tan maravillosa como piensa el ministro. Se trata de una vía ya harto saturada como para soportar a mayores lo que se le viene encima: un incremento de vehículos del 36 por ciento, de los cuales una tercera parte serán camiones.

Dentro de unos días, vísperas de la Navidad, la riada de coches de emigrantes camino de sus países de origen en el norte de África puede ser gloriosa. Al igual que el atasco de ella derivado. Quienes en alguna ocasión tiempo atrás lo hemos padecido, podemos dar fe de ello.

—-

El medio informativo que en mayor medida ha arremetido desde siempre contra la derecha en general y contra el PP en particular y que con la actual dirección se ha disparado hasta niveles insospechados, pide para el caso Borrell explicación, mesura y proporcionalidad. Y me parece muy bien. Siempre, eso sí, que así sea para todos y no sólo para los del bando amigo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar