Greenpeace, contra la central de Meirama

Un grupo de activistas ha subido a la torre de refrigeración para realizar un dibujo de grandes dimensiones contra el carbón mientras otro se encuentra en la zona de descarga del mineral. A tres días del inicio de la cumbre de Polonia, Greenpeace exige el fin del carbón como primer paso de una política más ambiciosa frente a la urgencia climática.

El colectivo debe anunciar el cierre de sus térmicas de carbón y comprometerse a desinvertir en el carbón para alinearse con la lucha climática. La antigua Gas Natural es la segunda empresa que más cambio climático provoca en España y está entre las 20 compañías carboneras más contaminantes de Europa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar