Puesta en marcha del parque eólico de Muxía

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó la apuesta de la Xunta por una transición energética ordenada y solidaria que tenga en cuenta a todos los agentes del sector. “Es decir, por impulsar un modelo energético que apostar por las energías renovables como hoy lo estamos haciendo, por la eficiencia, por el consumo responsable, por la protección del medio ambiente, por el desarrollo sostenible, y, en definitiva, por la economía verde”, aseveró, incidiendo en la necesidad de hacerlo de una manera gradual, consensuado y, sobre todo, planificado.

Durante la inauguración del parque eólico de EDP, Feijóo aseguró que una de esas metas, que ya Galicia se viene planteando desde hace tiempo, es el impulso a las energías renovables. Un compromiso que se refleja en estos dos parques eólicos –Muxía I e II- que en total producirán el equivalente al consumo medio de electricidad de una ciudad de 70.000 habitantes; abarcan 34 aerogeneradores de una altura máxima de hasta 90 metros y que contaron con una inversión de más de 70 millones de euros, necesitando algo más de 200 trabajadores para su construcción.

Asimismo, y para reducir el impacto visual de los aerogeneradores, EDP se comprometió con la integración paisajística de esta infraestructura y asumió los trabajos de reforestación del entorno con especies autóctonas.

En esa apuesta por la transición ordenada y solidaria, el presidente del Ejecutivo autonómico recordó que Galicia cuenta con unas Directrices Energéticas 2018-2020. Una planificación con la que se busca: establecer un marco para avanzar en un nuevo modelo energético en Galicia; sentar las bases para instalar nueva capacidad renovable y aprovechar de forma más eficiente el parque de generación de energía actual; fomentar un cambio en los patrones de consumo; e implantar la movilidad sostenible a través del impulso al coche eléctrico y del gas natural licuado (GNL) en el transporte. Además del objetivo de aprovechar la transición energética para aumentar la competitividad de la economía gallega, crear empleo e impulsar la actividad económica.

Todo esto, con una inversión pública-privado de 3.000 millones de euros de cara a el 2020, que triplica la inversión movilizada nos últimos 9 años.

Después de precisar que de estos 3.000 millones de euros, 1.300 millones se destinarán a implantar más energía renovable –concretamente, 1.200 nuevos MW para potenciar la producción de energía eólica, hidráulica, fotovoltaica o biomasa-, Feijóo incidió en que la Xunta seguirá poniendo las máximas facilidades administrativas.

Además de estos dos parques que EDP promueve en Muxía, y lo que ya tiene en funcionamiento en Fontesilva (Santa Comba), el titular de la Xunta aseguró que hay otros 20 parques eólicos en Galicia que ya cuentan con autorización administrativa. Entre ellos, ya están en construcción o a punto de comenzar las obras: el de Sierra das Penas en Paradela (Lugo), que promueve ENEL Green Power; el de Montes de Abella, entre Triacastela y Láncara, de Inverólica de Abeja; el de Forcada Catasol II, en Laxe, y el de Monte Tourado, en Vimianzo, ambos de Naturgy.

“Todo este esfuerzo, los convierten en este momento en la segunda comunidad que más electricidad produce con renovables, solo por detrás de Castilla y León”, afirmó, destacando el valor estratégico que el sector energético tiene para Galicia. No en vano, representa el 4,3% del PIB y de él dependen 10.000 empleos directos y más de 22.000 indirectos.

Feijóo aprovechó el acto para referirse, también, a las centrales térmicas de Meirama y As Pontes, lamentando que se hable “tan a la ligera” de cerrarlas, cuando aún son necesarias para cubrir la demanda eléctrica. “Galicia no puede permitirse ser deficitaria en producción de energía. Y más cuando la producción hidráulica en la Comunidad se redujo el pasado año en un 66% por la escasez de lluvia”, dijo, recordando que este hecho hizo que funcionaran más las tecnologías de apoyo, como los ciclos combinados o el carbón, que triplicaron su producción. Ante esto, insistió en la importancia de una transición gradual y ordenada.

El presidente de la Xunta concluyó precisando que en el horizonte del 2020, la perspectiva es que: entre el 85% y el 90% del consumo eléctrico en Galicia y el 34% del consumo en calefacción y refrigeración provenga de fuentes renovables. Así como que la biomasa represente el 35% del consumo de combustibles para uso térmico, siguiendo con la estrategia integral para este sector que destina ayudas para nuevas equipaciones y que suma la nueva planta de biomasa que se va a comenzar a construir en Curtis.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar