Los organismos internacionales desconfían del plan presupuestario de España

El proyecto de Presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez genera dudas en los organismos internacionales, que advierten del aumento del déficit en un entorno de moderación del crecimiento, según reflejan hoy los diarios.

La Comisión Europea considera que las medidas que contiene el plan presupuestario implican un “riesgo de incumplimiento” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ya que se desvía de los objetivos de déficit y deuda previstos con apenas ajustes estructurales y “progresos limitados” en los esfuerzos para reducir el déficit, por lo que reclama al Gobierno “medidas necesarias” para corregir esos desvíos. Bruselas alerta de una sobreestimación de los ingresos por los nuevos impuestos del Ejecutivo (tasa a las transacciones financieras, impuesto digital, Impuesto de Patrimonio, lucha contra el fraude y aumento de las cotizaciones por el salario mínimo interprofesional) mientras se elevan los gastos en conceptos como guarderías, por la eliminación del copago.

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, instó al Gobierno a acelerar la reducción de la deuda pública y a presentar los Presupuestos en el Congreso cuanto antes. “Lo importante es que se lleve al Parlamento y se apruebe”, dijo.

FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también cuestionó ayer las cuentas en su informe anual sobre España. “El Presupuesto de 2019 necesita incluir un paquete de medidas de ajuste fiables”, indica, y alerta de que algunas iniciativas planteadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez tendrán un “resultado incierto”, en particular aquellas que se refieren a “nuevos impuestos y políticas”. Por eso aconseja “limitar el riesgo de que el Presupuesto se quede corto”, “estar preparados para poder adoptar un plan de contingencia” y “añadir medidas”. Por ejemplo, considera “preferible” aumentar la recaudación por IVA e impuestos verdes a otras medidas como las tasas digital y financiera, que considera “distorsionadoras”. También indica que la rebaja del impuesto a pymes supone un “desincentivo al crecimiento de las empresas” y aconseja “identificar” las opciones por el lado de los gastos.

El FMI cuestiona la subida del salario mínimo porque “pondrá en riesgo las oportunidades de empleo de los jóvenes y los menos formados” y señala que los aumentos de sueldos deben hacerse en línea con la mejora de la productividad. “Es decisivo que las empresas puedan seguir fijando los salarios según sus condiciones de negocio”, dice el organismo, que aboga por “reducir los costes de contratar y las indemnizaciones por despido para los fijos”.

En cuanto a sus previsiones para España, el FMI rebaja el crecimiento del 2,7% al 2,5% para este año y mantiene en el 2,2% la de 2019. El Fondo alerta sobre el déficit, que calcula que alcanzará el 2,4% en 2019, lejos del 1,8% que estima el Gobierno y del 1,3% que exige Bruselas. Por eso insiste en aprovechar para reducir el déficit y la deuda o de lo contrario “España se vería forzada a un ajuste procíclico si la economía es golpeada por un shock”.

Por otra parte, el organismo insiste en “salvaguardar la viabilidad financiera del sistema de pensiones” y alerta de que vincular de manera permanente su revalorización a la inflación, sin introducir medidas compensatorias, coloca el gasto en prensiones en “una pronunciada trayectoria alcista”. “Está claro que serán necesarios más ajustes del sistema de pensiones”, dice el informe.

 

 

OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) también ha revisado a la baja sus proyecciones de crecimiento y déficit para España, en un escenario internacional “complejo” debido a las tensiones comerciales por la guerra arancelaria y el encarecimiento del petróleo. Así, rebaja dos décimas la previsión de crecimiento del PIB español y estima un 2,6% este año, un 2,2% el que viene y un 1,9% en 2020.

En cuanto a la economía mundial, el organismo vaticina el fin de ciclo expansivo y augura un “aterrizaje suave”. Tras alcanzar su máximo en 2018, con un 3,7%, en 2019 y 2020 se moderará al 3,5%. Para la eurozona calcula un crecimiento del 1.9% este año, un 1,8% el que viene y un 1,6% en 2020.

La OCDE constata que la demanda interna es el “principal impulsor del crecimiento” en España, por lo que alerta ante el elevado paro y los trabajos precarios, y considera positivo el aumento de los salarios de los empleados públicos y la cuantía de las pensiones. No obstante, advierte de que los riesgos “siguen siendo considerables” y anima a “continuar los esfuerzos para luchar contra el abuso de los contratos temporales” para reducir la dualidad de un mercado de trabajo “segmentado”. En este sentido considera “fundamental” garantizar “la implementación eficaz de reformas estructurales que aborden la fragmentación de los mercados de productos para conseguir economías de escala”, así como “una mayor coordinación y evaluación de las políticas regionales y nacionales en materia de innovación” y fomentar una mayor “escala y especialización de las universidades”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar