El magistrado Marchena renuncia a presidir el Poder Judicial

 

El magistrado Manuel Marchena renunció a ser candidato a presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, cargo para el que fue propuesto tras un pacto entre PSOE y PP para renovar la cúpula del Poder Judicial. “Jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal”, afirmó Marchena en su comunicado de renuncia, en el que subrayó: “Mi trayectoria como magistrado ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisión jurisdiccional”.

La renuncia de Marchena fue aplaudida por las asociaciones judiciales, que la consideraron una “lección de independencia” y una muestra de la “fortaleza del sistema”, así como un ejemplo de la “valía” y “autoridad” del magistrado. Asimismo reiteraron su petición de que sean los miembros de la carrera judicial los que elijan a los vocales del CGPJ.

Los diarios vinculan la renuncia de Marchena con el mensaje enviado por el portavoz del PP del Senado, Ignacio Cosidó, a 146 parlamentarios de su partido felicitándose por controlar “por detrás la Sala Segunda” del Supremo, que juzgará a los líderes independentistas y que preside el magistrado, y reflejan la crisis del Poder Judicial debido a la injerencia política.

Paralelamente, cinco líderes independentistas acusados de rebelión -el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras; los exconsejeros Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull y el diputado Jordi Sànchez – recusaron por “falta de imparcialidad” al juez Marchena, presidente del tribunal que les juzgará. Las defensas de Jordi Cuixart y de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell anunciaron que también presentarán escritos de recusación. En sus escritos, aluden al mensaje de Cosidó y al pacto entre PSOE y PP para que Marchena presidiera el Supremo. Según ABC, “los separatistas planean utilizar la crisis del Poder Judicial para llevar el caso a Europa”.

 

El PP ROMPE EL PACTO CON EL PSOE

El PP rompió ayer el pacto de Estado alcanzado el pasado 12 de noviembre con el PSOE para renovar los 20 vocales y el presidente del CGPJ y que debía ser votado mañana por el pleno del Congreso. La portavoz parlamentaria, Dolors Montserrat, presentó en el registro del Congreso un escrito en el que manifestó su voluntad de retirar la firma del escrito de propuesta de candidatos para el cargo de vocales del CGPJ.

Paralelamente, el grupo popular introdujo anoche en el Senado una enmienda a la Ley Orgánica del Poder Judicial para establecer que “los vocales del CGPJ de procedencia judicial serán elegidos por todos los jueces y magistrados que se encuentren en servicio activo”, mediante “voto personal, igual, directo y secreto”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió en la sesión de control en el Senado el pacto para la renovación del CGPJ y reclamó que la elección debe estar “en manos del Poder Legislativo”. Ante una pregunta formulada por el senador de EH Bildu Jon Iñarritu, que afeó que PSOE y PP “se reparten el control de la justicia”, Sánchez consideró que la renuncia de Marchena a ser candidato a presidir el órgano de gobierno de los jueces “demuestra la independencia de criterio del Poder Judicial y de los magistrados”, al tiempo que responsabilizó a Cosidó de desatar la crisis. “Usted ha dicho cosas gravísimas, ha ofendido la honorabilidad de alguien tan prestigioso como el juez Marchena y ha desvirtuado el pacto al asumirlo como algo beneficioso para la corrupción del PP”, le dijo, pidiendo su dimisión.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar