Ley de Cambio Climático:El año 2040 prohibirá la venta de coches que emitan dióxido de carbono

El Ministerio de Transición Ecológica adelantó ayer las líneas generales de la que será su propuesta de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en la que figura el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 90% en 2050 respecto al nivel de 1990, y que para ese año el sistema eléctrico funcione solo con fuentes de energías renovables.

Las medidas más relevantes son las relativas a la movilidad. Así se restablecerá como objetivo para 2050 un parque de turismo y vehículos comerciales ligeros sin emisiones de CO2. Para ello, a partir de 2040 la ley no permitirá la matriculación y venta de coches que utilicen combustibles que emitan CO2 (diésel y gasolina, híbridos y butano).

En una primera fase, en 2030, las emisiones deben reducirse un 20%, las renovables deben representar el 35% del consumo de energía y un 70% de la generación eléctrica habrá de ser verde. La futura ley establecerá la obligación de instalar puntos de recarga eléctrica en las instalaciones de suministro de combustibles y carburantes en distintos plazos en función de su volumen de ventas.

El Gobierno quiere poner fin definitivamente al uso de combustibles fósiles que generan emisiones de gases invernadero, para lo que ha planeado que cuando entre en vigor la ley ya no se otorgarán nuevas autorizaciones para realizar actividades de explotación, permisos de investigación ni concesiones de explotación de hidrocarburos. La ley irá acompañada de una “Estrategia de transición justa” para paliar los efectos sobre los territorios y los trabajadores.

La propuesta del Gobierno, según fuentes del Ministerio que citan los diarios, es similar a la del Reino Unido, que ha anunciado que prohibirá la venta de coches diésel y gasolina en 2040 y que en el año 2050 ya no podrán circular. Francia también ha anunciado que prohibirá la venta de coches de combustión en 2040. Dinamarca, Irlanda, Alemania y Holanda pretenden lograrlo en 2030 y Noruega en 2025.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, señaló que las claves de este documento de trabajo serán el “germen” de la futura ley de cambio climático y resaltó que los objetivos que se plantea el Gobierno son “un hito a nivel internacional” y una muestra del “firme compromiso” con la lucha contra el cambio climático.

Por su parte, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, recordó que éste era uno de los compromisos principales de la acción legislativa del Gobierno para la actual legislatura e incidió en la importancia de adoptar medidas con rapidez “para llegar a tiempo”, para no perder “el tren de las nuevas oportunidades” y de las nuevas tecnologías.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Coches (Anfac) rechazó “de plano” la propuesta del Gobierno. La patronal aseguró que “es excesiva en sus objetivos y acelerada en sus plazos”. En un comunicado consideró que la transición hacia una movilidad de bajas emisiones ha de ser “ordenada, justa y rentable”. Por otro lado, la patronal de concesionarios Faconauto teme que la intención del Gobierno retraiga aún más las matriculaciones en España, que en lo que va de noviembre han caído un 22%.

El responsable de automoción de CCOO, Joaquín Ferreira, pidió ayer al Gobierno que no sea un “inquisidor ecológico” contra el automóvil, y que evite poner fechas a la desaparición de los motores de combustión tradicional.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar