40 años de España en democracia

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, afirmó que la exposición 40 años de España en democracia demuestra que el camino abierto en 1978 condujo a un país moderno y partícipe de las grandes corrientes de la historia.

El titular del Gobierno gallego también destacó que el despertar democrático de España la llevó a la apertura y al deseo de participar en el concierto de los pueblos y naciones del mundo, a crear puntos de conexión fraterna, como el Estado del Bienestar; o a una concepción abierta del Estado, “como demuestra que las comunidades disfrutan hoy de la mayor capacidad para autogobernarnos de nuestra historia”.

Feijóo afirmó que resultaría incompleto concretar un logro tan relevante como el de nuestra democracia solo en una fecha o solo en unas personas determinadas y destacó que “el mayor protagonismo es de los españoles”. En esta línea subraya que “los padres de la Carta Magna fueron portavoces de un sentimiento unánime y realmente poderoso, capaz de imponerse la cualquier legítima diferencia”.

Además, el titular del Gobierno gallego recordó que los españoles de aquel tiempo no llegaron a la Transición “sin mochila”. “Que ese peso no les impidió avanzar lo demuestra esta exposición”, subrayó. Una muestra que, dijo, acerca el Congreso de los Diputados de forma generosa a todos los españoles y subrayó que “Galicia la recibe orgullosa y se proponen admirarla con la mirada de aquella época convulsa”.

También resaltó que juzgar estos 40 años con ojos de hoy hace que la obra de la Transición parezca sencilla y provoca que “hasta haya quien se permita el lujo de cuestionarla parcial o totalmente”. En esta línea, advierte de que “las generaciones que nos desarrollamos en un país con libertades consolidadas no tenemos ningún derecho a mirar por el retrovisor y formularnos dar la vuelta, desandar el camino, sin por cierto, aclarar realmente cuál sería la ruta alternativa”.

Para concluir, subrayó que, en su opinión, España carece en este momento de una elección clara entre la dicotomía que sigue presente en el mundo entre las ideas democráticas y autoritarias, entre los proteccionismo cerril y la apertura y entre las identidades que unen y las que rompen y separan.

También destacó que está en nuestra mano escoger la fotografía que representaría la actualidad y reivindica que “el frustrante panorama político de nuestros días no es representativo de la mayoría de los españoles” y concluye que “se España fuera cómo parece al oír a muchos políticos creo que estaría perdida, pero yo creo en mi país”.

Finalizó diciendo que tenemos que “seguir el ejemplo cotidiano de nuestra gente que sigue con la democracia, que sigue con la apertura y que sigue sintiéndose cómoda en las identidades que nos aproximan a los otros”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar