El presidente de la Xunta se compromete con Pontevedra

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, renovó el compromiso con Pontevedra y garantizó avances en 2019 para los nuevos proyectos como la Variante de Alba, la residencia de mayores y el pabellón de gimnasia.

Tras una reunión con el alcalde Miguel Anxo Fernández Lores, Feijóo constató que los compromisos asumidos con la ciudad del Lérez están encaminados o en vía de tramitación, refiriéndose, primeramente, a la ampliación prevista para el Hospital público Gran Montecelo, que supondrá nuevos servicios; y una mayor comodidad para los pacientes, con nuevas camas que, en un 60 %, serán individuales.

“Llevamos invertidos más de 2,5 millones en tecnología y vamos a seguir trabajando con el objetivo de contratar la obra antes de que finalice el año que viene”, dijo, con el fin de poder cumplir con la ejecución en los próximos años de una infraestructura de 110 millones de euros y con más de 30 millones de euros en equipación.

En lo tocante a los servicios públicos, el presidente de la Xunta destacó el compromiso de la Administración autonómica de adecuar una parte del hospital provincial para una nueva residencia con 120 nuevas plazas públicas.

El presidente de la Xunta y el alcalde de Pontevedra abordaron también dos temas que ya están enfocados desde hace tiempo y que ambos coincidieron en que están muy avanzados: el edificio judicial de la Parda y el edificio de Benito Corbal.

Sobre el edificio judicial de A Parda, Feijóo precisó que la nueva infraestructura se comunicará con el actual edificio judicial a través de una pasarela interior y dará cabida a 21 juzgados y 17 salas de vistas. “Las obras están ya muy avanzadas y lo entregaremos en la primera parte del año que viene”, aseveró.

En lo tocante al proyecto del edificio Benito Corbal, el titular de la Xunta destacó que su rehabilitación, con una inversión de 3,7 millones de euros, supondrá también un impulso muy importante y reiteró el compromiso de entregarlo en los próximos meses.

Asimismo, subrayó que los usos del de las instalaciones estarán destinados a servicios de la Xunta, de la Universidad y para colectivos sociales de la ciudad.

En materia de movilidad, el encuentro también sirvió para evaluar la situación de los principales proyectos que están en marcha, como la variante de Alba y la estación intermodal.

Respecto a la variante de Alba, Feijóo aseveró que: “Tenemos acuerdo en el proyecto, en el trazado y tan sólo nos queda un permiso del Ministerio de Fomento para enlazar la variante con la nacional”. Y para garantizar la máxima seguridad, el Gobierno gallego está elaborando ya un proyecto para una senda peatonal, con una inversión de 270.000 euros.

En relación a la estación intermodal de Pontevedra, constató que el Ayuntamiento tiene ya el borrador de convenio e incidió en la intención de licitarla de manera inmediata. “Hay una modernización de la estación de autobuses, una conectividad entre la estación de autobuses y la estación de Adif y este proyecto va a seguir, con inversiones en los presupuestos de 2019, conforme a lo previsto”, abundó.

El presidente del Gobierno gallego trasladó además la necesidad de que el Ayuntamiento haga una apuesta por el transporte urbano-metropolitano. “Vamos a concretar, de mutuo acuerdo, cuáles son las rutas que son necesarias”, afirmó, subrayando que la Xunta cuenta con una aportación de 1 millón de euros, en los presupuestos de 2019, para facilitar los trasbordos metropolitanos, además de facilitar la gratuidad del transporte de los menores de 19 años con la Tarjeta Xente Nova.

A lo largo de su intervención, Feijóo resaltó que el saneamiento de la ría de Pontevedra es una actuación inaplazable: por razones legales, porque podría implicar riesgo de multa por parte de la UE; por razones ambientales y por razones económicas, porque en toda la ría hay aproximadamente 1000 familias que viven del marisqueo y de la acuicultura.

Después de recordar que el Ejecutivo gallego ha estado trabajando desde 2015 para conseguir este objetivo, manteniendo conversaciones con el Ministerio de Medio Ambiente, el presidente de la Xunta sostuvo que el mejor emplazamiento para la depuradora es mantener el que tiene ahora y avanzó la licitación de forma inmediata y conjunta de dos obras: el acondicionamiento y la modernización tecnológica de la depuradora de Placeres y la construcción de un nuevo emisario submarino para complementar las labores de saneamiento.

No obstante, el responsable del Gobierno gallego trasladó el planteamiento de los técnicos de aguas sobre la necesidad, a medio plazo, de una ampliación de la depuradora. Y, a tal efecto, incidió en la disposición de la Xunta de mantener los canales abiertos con el Ayuntamiento para que la posible ampliación afecte lo menos posible a los vecinos.

En lo tocante al nuevo pabellón de gimnasia deportiva, el responsable del Ejecutivo resaltó que los presupuestos incluyen una partida para comenzar a darle forma.

Por último, el presidente de la Xunta trasladó al alcalde el convencimiento de que el año santo beneficiará a Pontevedra y precisa que ya se está llevando a cabo la señalización del Camino Portugués y Portugués de la Costa, con más de 2,4 millones de inversión.

“En definitiva, fue una reunión productiva: vamos a entregar el edifico judicial y el edificio Benito Corbal, iniciamos las obras de la intermodal y de la variante de Alba, empezamos el proyecto constructivo y de remodelación del hospital provincial para hacer una residencia de la tercera edad, estamos a lo que diga el Ayuntamiento para el pabellón de gimnasia y queremos empezar en el 2019 la mayor obra que se hizo en Pontevedra en las últimas décadas: la ampliación del Hospital público Gran Montecelo”, concluyó, con una inversión comprometida en la ciudad del Lérez de 200 millones de euros.