El Tribunal Supremo establece que el impuesto de las hipotecas deben pagarlo los bancos

El Tribunal Supremo ha establecido que es el banco y no el cliente el que debe abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en la firma de una hipoteca, corrigiendo su doctrina anterior. En una sentencia fechada el pasado 16 de octubre, el alto tribunal determina que es la entidad prestamista, y no quien recibe el préstamo, el que tiene interés en inscribir la operación y elevarla a escritura pública.

La sentencia aclara que el “negocio inscreible” es la hipoteca, y el único interesado en la elevación a escritura pública y la ulterior inscripción de aquellos negocios es el prestamista, que sólo mediante dicha inscripción podrá ejercitar la acción ejecutiva y privilegiada que deriva de la hipoteca.

De este modo, el Supremo modifica su jurisprudencia anterior y concluye que no es el prestatario el sujeto pasivo de este impuesto, sino la entidad que presta el dinero. En febrero de este año, el Supremo había dictaminado que quien debía hacer frente al impuesto de actos jurídicos documentados era el cliente y no las entidades con las que se suscribe el préstamo.

El fallo responde a un recurso de casación presentado por la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas Vaciamadrid contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid.

Las patronales bancarias AEB y CECA hicieron público un comunicado en el que afirman que cumplirán el nuevo criterio del Tribunal Supremo, al tiempo que solicitaron a los poderes públicos “mayor seguridad jurídica” y unas reglas “claras y predecibles” para el mercado hipotecario. Asimismo, aclaran que la sentencia del Supremo se refiere a una cuestión “de naturaleza tributaria” y que las entidades de crédito no han percibido “cantidad alguna” de sus clientes por este concepto.

Por su parte, las asociaciones de consumidores valoraron la sentencia y animaron a los afectados a reclamar ante los tribunales. Facua celebró el cambio de criterio del Supremo e instó al Gobierno y a las comunidades autónomas a “emprender medidas” para supervisar la reacción de la banca.

Los diarios se plantean quién puede reclamar la devolución, ya que la sentencia no dice nada específicamente sobre la retroactividad de esta decisión. El sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) indicó ayer que quienes hayan formalizado un préstamo hipotecario en los últimos cuatro años, los ejercicios no prescritos fiscalmente, pueden solicitar a Hacienda la devolución de ingresos indebidos, más intereses de demora.

Respecto al impacto económico que la sentencia podría tener, algunos diarios la sitúan en torno a los 6.500 millones de euros. La agencia de calificación crediticia Moody’s, en un estudio difundido el pasado mes de marzo, calculó que el impacto sería superior a 4.000 millones de euros.

Tras la decisión del Supremo, los seis bancos del Ibex 35 protagonizaron las mayores caídas de la sesión bursátil. El más perjudicado fue el Sabadell, que se desplomó un 6,70%, seguido de Bankinter, que lo hacía en un 6,27%, y Bankia, cuyas acciones cayeron un 5,11%. CaixaBank se dejó un 4,53%; BBVA, un 2,70% y Santander, un 2,05%. El Ibex 35 perdió un 1,20%, hasta los 8.889,60 puntos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar