Feijóo ve en los premios Gallegos del Año la Galicia diversa y plural

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, se refirió a los galardonados con los Premios Gallegos del año 2018 como la prueba de la Galicia diversa y plural, capaz de emprender junta grandes empeños.

“Son ustedes la prueba viva de que nuestra historia reciente es un éxito”, aseveró, refiriéndose, primeramente, a la trayectoria del premiado José Manuel Romay Beccaría. “En su persona confluyen la macro y la micropolítica, los grandes diseños como la transición democrática y autonómica, y la política de cercanía”, dijo, recordando que es uno de los “Maestros Mateo” que empeñaron en construir una catedral autonómica para todos.

“La hicieron en pocos años, aplicándose como arquitectos, canteros y albañiles en una obra que no tenía precedentes, y copiando las líneas maestras que ya existían latentes en el seno del pueblo gallego”, aseveró, a lo que añadió que “en ese Pórtico que es la autonomía se combinaron el sentidiño con la sabiduría administrativa”.

José Manuel Romay y su generación política configuran, tal y como expresó Feijóo, un Pórtico que protege la este país rico en talento: talento deportivo como lo de Ana Peleteiro, profesional como el de Fernando Suárez Lorenzo, o musical, “divertido y tradicional” como el de la tuna de Derecho de la USC. Talento para recuperar la vida de los niños, como lo de Manuela Camino, o aportar felicidad a los discapacitados que son capaces en tantas cosas, como el de Marcelo de la Cruz Luzón.

En la misma línea, aseguró que en esta sociedad que admira la excelencia están el neurólogo Alfredo García Allut, el conselleiro delegado de Plexus Antonio Agrasar Cascallar, y Luz Couce Pico, responsable del servicio de Neonatología del CHUS. “Francisco Leiro tiene en sus manos a capacidad de inmortalizar a la galleguidad; y Victoria Rojas, jefa del servicio de Oftalmología del CHUAC, es una prueba más del alta capacidad de la profesión médica gallega”, añadió.

Feijóo se refirió también a la trayectoria de José Luis Antuña, “que recuerda la fuerza del cooperativismo”. “En José Delfin Pérez vemos a toda una saga de altos directivos que galleguizan las grandes multinacionales haciéndolas globales sin dejar de ser locales. El apellido Jove está vinculado al emprendimiento, y de la mano de Felipa Jove y la Fundación María José Jove, al ánimo a iniciativas que hacen de nuestro país algo mas grande. Y Miguel Carrero es de esos hombres incansables que sabe aportar a la sociedad un conocimiento y un talante cultivados durante muchos años”.

A lo largo de su intervención, el presidente del Gobierno gallego abogó por trasladar a la vida pública una garantía de que los premiados emplean a menudo en su actividad profesional: la trazabilidad. “Si resulta importante conocer el origen, la evolución y la experiencia de un producto, empresa o profesional, sería oportuno aplicar una pauta semejante a las políticas y a las propuestas”, dijo, incidiendo en que sería un buen antídoto contra aquellos que ven en las sociedades un laboratorio donde experimentar, y no una comunidad humana a la que hay que respetar, escuchar y aportar soluciones.