Consejos de Protección Civil

¿Qué puede hacer usted ante una situación de emergencia?.

En términos generales, es natural que ante una situación de riesgo o emergencia, pueda tener una sensación de miedo o inseguridad. Por eso, antes que nada, deténgase unos instantes para recuperar la calma necesaria que le permita adoptar las decisiones más aconsejables y oportunas.

La serenidad y la reflexión son los mejores aliados para afrontar una situación que entrañe algún tipo de amenaza o peligro. Además, la tranquilidad de su comportamiento favorecerá la seguridad de las personas que estén a su alrededor.

La utilización simultánea y de forma masiva del teléfono, produce el bloqueo de las líneas. En estos casos, usted puede colaborar usando su teléfono únicamente en caso de extrema necesidad

Algunas medidas de prevención

Como medida preventiva siempre le será util y le facilitará los primeros momentos de una emergencia:

Disponer de una radio, una linterna a pilas y un botiquín.

Tener localizados los documentos más relevantes.

Tener a mano los números de teléfono de la Policía, Bomberos, servicios Médicos o Protección Civil. Algunas Comunidades Autónomas disponen del número de emergencias 112.

Recordar que propagar rumores e informaciones exageradas, incompletas o deformadas, no sólo no ayuda, sino que puede confundir y alarmar a otros posibles afectados y perjudicar la eficaz solución de la emergencia.

 

 

RECUERDE

 

Las medidas de prevención ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.

En caso de emergencia, conocer algunas pautas de autoprotección, ayuda a tomar decisiones que pueden favorecer tanto su seguridad como la de los demás.

arriba

Altas temperaturas  

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias recomienda a los ciudadanos que se protejan y extremen las precauciones ante los riesgos derivados de temperaturas extremas por calor, con especial atención a los colectivos más vulnerables. Aconseja estar informado a través de los medios de comunicación y seguir las recomendaciones.

Adoptar determinadas pautas de comportamiento sirve tanto para protegernos a nosotros mismos como para preservar los recursos hídricos y evitar incendios forestales, cuya declaración y propagación se ve favorecida por las altas temperaturas.

Recomendaciones ante una situación de temperaturas extremas por calor

Limite su exposición al sol, permanezca en lugares protegidos del sol el mayor tiempo posible y manténgalos bien ventilados.

Tenga en cuenta que, al entrar o salir de estos lugares, se producen cambios bruscos de temperatura que pueden afectarle.

Tome comidas ligeras y regulares, bebidas y alimentos ricos en agua y sales minerales, como las frutas y hortalizas, que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.

Vístase con ropa adecuada de colores claros, cubriendo la mayor parte del cuerpo, especialmente, la cabeza.

Evite ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día.

Interésese por personas mayores y enfermas próximas, que vivan solas o aisladas.

Nunca deje a niños ni personas mayores en el interior de un vehículo cerrado.

 

 

RECUERDE

 

La prevención favorece su seguridad y conocer algunas pautas de conducta para la autoprotección ayuda a tomar las decisiones adecuadas.

Siga las recomendaciones específicas sobre sequía, ante una situación de escasez de agua, así como las correspondientes a la prevención de incendios forestales.

arriba

Incendios forestales  

Los incendios forestales: una responsabilidad compartida

Los incendios forestales son uno de los fenómenos de carácter natural que pueden ocasionar situaciones de riesgo para las personas. Además constituyen un problema medioambiental muy grave.

Un comportamiento responsable, procurando no encendar fuego en el campo cuando exista riesgo de incendio, es la mejor medida para evitar los incendios forestales.

Medidas de prevención ante los incendios forestales

Entre las medidas de prevención que se pueden adoptar, conviene recordar algunas que, aunque parezcan conocidas, tienden a olvidarse con frecuencia, como la de tener la precaución de:

Apagar bien las cerillas y cigarrillos y no tirarlos por las ventanillas del coche.

No abandonar en el bosque botellas y objetos de cristal.

Encender fuego solamente en lugares autorizados y acondicionados para ello. Tener un cuidado especial al apagarlo, asegurándose que no quede ningún rescoldo que lo pueda reavivar y con ello iniciar un incendio.

Si observa un incendio forestal o una columna de humo dentro del monte, es importante avisar lo más rápidamente posible a alguno de los servicios de emergencia más próximos, como Servicios Forestales, Bomberos, Policía, Guardia Civil o Protección Civil.

En caso de condiciones meteorológicas que favorezcan la propagación de incendios, hay que abstenerse de encender fuego en el campo con cualquier finalidad.

Medidas de autoprotección ante los incendios forestales

Conocer el entorno y los riesgos con los que puede encontrarse, ayuda a tomar medidas para evitar que éstos se produzcan.

Por eso, en épocas de riesgo de incendio, para adentrarse en el monte es necesario conocer bien el terreno, las vías de comunicación y caminos alternativos y procurar caminar siempre por zonas de gran visibilidad.

Si se encuentra en las proximidades de un incendio

Trate de alejarse por las zonas laterales del incendio y más desprovistas de vegetación.

Recuerde que un cambio en la dirección del viento puede hacer que el fuego le rodee. Por tanto, vaya siempre en sentido contrario a la dirección del viento.

Procure no dirigirse hacia barrancos u hondonadas, ni intente escapar ladera arriba cuando el fuego ascienda por ella.

 

 

RECUERDE

 

Las medidas de prevención ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.

En caso de emergencia, conocer algunas pautas de autoprotección, ayuda a tomar decisiones que pueden favorecer tanto su seguridad como la de los demás.

arriba

Sequía  

Consejos útiles en situaciones de sequía:

 

– Revise el estado de las tuberías, para evitar las pérdidas por averías.

– Cierre ligeramente las llaves de paso de su vivienda para disminuir el caudal que sale por los grifos.

– Almacene agua y haga acopio de líquidos sustituibles: aguas minerales, refrescos, etc.

– Ahorre consumo en las labores de limpieza del hogar y de utensilios.

– Sólo utilice la lavadora y el lavavajillas cuando esté completa la carga. Procure recuperar el agua de las mismas y empléela en usos que no sean de posible contagio.

– Es conveniente usar el inodoro sólo por motivos imprescindibles. Podría introducirse botellas o similares en la cisterna, para reducir su capacidad y ahorrar consumo.

– Evite regar las plantas y jardines. El agua es un recurso muy escaso en España.

– Las labores de higiene y aseo personal deben cuidarse especialmente procurando no tener el grifo abierto constantemente; el lavabo se puede utilizar taponando el desagüe, siendo suficiente con una tercera parte de su capacidad.

– Es preferible ducharse a bañarse, y dúchese abriendo el grifo sólo cuando se proceda a eliminar el jabonado.

– Evite los ejercicios físicos que causen gran fatiga y sudoración.

– Cuide sus ojos, pues pueden verse afectados por una atmósfera seca.

– Si el agua que consume no es de suministro controlado, ni envasada, hiérvala durante quince minutos antes de beberla.

– Vigile el perfecto estado de conservación e higiene de sus alimentos.

– El agua del lavabo, de la vajilla y otros utensilios de cocina, debe ser tan segura como la bebida.

– La sequía afecta a todos los sectores en general (Población, Agricultura, Ganadería, Industria, Servicios sanitarios, turísticos y sociales) de una forma negativa.

– Las ciudades sufren grandemente la escasez de agua, debido a la concentración de población y a los altos consumos producidos por las industrias y servicios.

– Debe intensificarse la cloración del agua en piscinas y lugares proclives a sufrir contaminación.

– No se bañe en lugares donde el agua pueda estar contaminada.

– Las autoridades velarán en todo momento por la salubridad pública estableciendo, en cada caso, las correspondientes ayudas y controles epidemiológicos.

 

Riesgos:

 

– Falta de agua potable y de riego.

– Propagación de enfermedades.

– Desecación de tierras y zonas húmedas.

– Alteración de flora y fauna con reducción de la producción agrícola.

– Poca disponibilidad de agua para usos industriales.

 

Distintas situaciones de sequía, según grados de alerta y alarma:

 

a) Situación normal, con previsión de pasar a situación azul en un plazo comprendido entre 10 y 20 días.

b) Situación en la que se requieren medidas de reducción de suministro de agua a la población sobre el consumo normal y se establecen controles sanitarios.

c) Situación en la que se establecen inmediatamente restricciones de abastecimiento de agua del 50% sobre el consumo normal, como mínimo, y controles sanitarios de prevención de epidemias, tanto para la población como para la ganadería.

d) Situación que obliga al suministro de agua mediante recursos ajenos a las localidades afectadas, adoptando medidas sanitarias sobre la población y ganadería.

 

 

RECUERDE

 

– Las emisoras de radio y televisión le facilitan información del Instituto Meteorológico y de Protección Civil. Présteles atención.

– No propague rumores o informaciones exageradas sobre la situación.

arriba

Tormentas  

Protección Civil, en colaboración con el Instituto Nacional de Meteorología, se encarga de informar a los ciudadanos, a traves de los medios de comunicación, de aquellos fenómenos meteorológicos que pueden dar lugar a situaciones de riesgo.

Ante estas situaciones, es muy importante permanecer atento a las informaciones oficiales transmitidas a traves de las emisoras de radio y de otros medios, y seguir las indicaciones que se den.

Tormentas en el campo

Ante una situación de riesgo provocada por una tormenta en el campo, es recomendable:

Evitar permanecer en lo alto de las colinas y no refugiarse debajo de árboles, sobre todo, si están solitarios.

Alejarse de alambradas, verjas y otros objetos metálicos.

Si va conduciendo y se ve sorprendido por una tormenta, recuerde que un vehículo cerrado puede ser un buen refugio. En todo caso, disminuya la velocidad, extreme las precauciones y no se detenga en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua.

 

Tormentas en la ciudad

El peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, dentro de los núcleos urbanos también hay peligro de rayos. Por tanto, conviene tener presente que:

En la calle, el abrigo de los edificios protege del riesgo de las descargas.

Dentro de casa, hay que cuidar que no se produzcan corrientes de aire, pues éstas atraen los rayos. De ahí la recomendación de cerrar puertas y ventanas en caso de tormenta.

También conviene proteger los electrodomésticos, ordenadores, etc., desenchufándolos para evitar que sean dañados por una subida de tensión o que ocasionen descargas eléctricas.

 

Trombas de agua

Si le sorprende una tormenta y empieza a llover de manera torrencial, piense que el riesgo de inundación existe y, por tanto, es recomendable tomar determinadas precauciones.

En caso de que el aguacero le sorprenda conduciendo en la carretera, no atraviese con su vehículo los tramos que estén inundados. La fuerza del agua puede arrastrarle al hacer flotar el vehículo.

También es importante localizar los puntos más altos de la zona donde se encuentre, ya que puede necesitar dirigirse a ellos en caso de posible inundación.

Si es posible, intente sintonizar las emisoras de radio locales, que seguramente le informarán de las predicciones meteorológicas para la zona en que se encuentre.

 

 

RECUERDE

 

Las medidas de prevención ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.

En caso de emergencia, conocer algunas pautas de autoprotección, ayuda a tomar decisiones que pueden favorecer tanto su seguridad como la de los demás.

arriba

Inundaciones  

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar