El independentismo catalán pierde su mayoría

 

 

El independentismo perdió su mayoría en el Parlament por la decisión de JxCat de no designar sustitutos para sus cuatro diputados suspendidos por el Tribunal Supremo. La negativa del expresident Carles Puigdemont, huido en Bélgica, y otros tres diputados de Junts per Catalunya, encarcelados, a ser sustituidos dejó al Ejecutivo de Quim Torra en minoría. La actitud de los parlamentarios de JxCat no fue secundada por los dos de ERC que se encontraban en la misma situación y que sí aceptaron ser reemplazados.

Después de que los letrados del Parlament emitieran un informe en el que alertaban de que los votos delegados no podrían ser contabilizados si no se designaba explícitamente a un miembro de su grupo para ejercer sus funciones mientras no se resuelva su situación procesal, la Mesa de la Cámara, con el apoyo de ERC y PSC, acordaron dejar “sin efectos jurídicos” los escritos presentados por JxCat sobre la delegación de voto de sus cuatro diputados suspendidos. Los llamamientos de ERC a JxCat para que sus cuatro diputados afectados presentasen un escrito de designación de un sustituto como hicieron Junqueras y Romeva no fueron atendidos. ERC pidió “adaptarse” al informe de los letrados para evitar que el Parlament se vea arrastrado al “colapso”.

La división impide reivindicar la autodeterminación y reprobar al Rey
La primera consecuencia de no contar con mayoría en el Parlament fue la pérdida de dos votaciones simbólicas: una propuesta de resolución que proclamaba el derecho de Cataluña a la autodeterminación y otra para reprobar al Rey por su discurso del 3 de octubre de 2017. También fue rechazaba otra propuesta que pretendía que la Cámara “constatará” la “persecución política y existencia de presos políticos y exiliados”. Además, los grupos de la oposición lograron que el pleno del Parlament aprobase 27 resoluciones, en su mayoría de carácter social.

Tras el pleno, el presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, lamentó que el independentismo haya perdido algunas votaciones, pero dijo que hay “una fórmula que funciona”, que es la utilizada por sus diputados Oriol Junqueras y Raül Romeva, “que han votado sin aceptar su suspensión”. Sabrià dijo que el independentismo “necesita una estrategia conjunta y a largo plazo”, pero añadió que no cree que la situación haga peligrar al Govern.

Mientras, fuentes de JxCat culpan a Torrent, y a ERC de echarse atrás del acuerdo de mínimos sellado el pasado jueves para permitir el voto delegado y lamentan que el presidente del Parlament se haya “plegado” a las “presiones” del Supremo.

Por su parte, la CUP acusó a JxCat y a ERC de haber asumido, con sus decisiones “electoralistas”, la suspensión dictada por el Supremo, lo que ha propiciado la alteración de la aritmética parlamentaria.

La portavoz del Govern, Elsa Artadi, señaló tras la sesión parlamentaria que la “estabilidad” del Govern se mantendrá. “El hecho de que existan posiciones diferentes no afectará a la acción de gobierno”, afirmó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar