Sánchez no descarta elecciones este año si pierde el apoyo de sus socios

El presidente del Gobierno dejó anoche abierta la puerta a la celebración de elecciones generales en 2018 si pierde el respaldo de los socios parlamentarios que le apoyaron en la moción de censura contra Mariano Rajoy, y eso impide que pueda sacar adelante sus propuestas legislativas. Entrevistado en el programa El Objetivo de La Sexta, Pedro Sánchez explicó que la legislatura “durará lo que dure la acción de este gobierno”, y dependerá del respaldo que obtengan sus medidas en el Congreso. En relación a la polémica suscitada por su tesis doctoral, confirmó que presentará una demanda para defender su honor contra aquellos medios de comunicación que no rectifiquen las acusaciones de plagio. Insistió, en este sentido, en que él es el autor de su tesis y que, pese a tener vínculos con algunos de los miembros del tribunal que juzgó su trabajo, no ha recibido ningún trato de favor, por lo que no puede aceptar las acusaciones de “manipulación”. Para el presidente, la polémica generada obedece a la “falta de oposición política, puesto que no se pueden oponer a algunas de las medidas más importantes que hemos aprobado”.

Por otra parte, sobre la venta de proyectiles a Arabia Saudí, el presidente confirmó que las armas se vendieron en un contrato que venía de la etapa anterior, la del Ejecutivo de Rajoy, y que ellos se han limitado a entregarlas. No obstante, el presidente reconoció que “la política es compleja” y, aunque “se trata de materializar unos ideales, también se trata de anteponer o priorizar. Y, en este dilema, lo que he hecho ha sido anteponer los intereses de los trabajadores de Navantia y de mantener una relación diplomática, económica y comercial muy importante con un tercer país, en este caso, con Arabia Saudí”. Pedro Sánchez negó que su Ejecutivo esté protagonizando diversas rectificaciones en sus primeros cien días y aseguró que lo que existe es” ruido”. Lo único que se le puede achacar al Gobierno es, a su juicio, “alguna disfuncionalidad”, como en el caso del impuesto al diésel, que objetivamente no es una rectificación. Recalcó, además, que hay que tener presente que cuenta con 84 diputados y, por tanto, no es posible llevar a cabo alguna de sus pretensiones, como la derogación de la reforma laboral, aunque sí es posible “eliminar sus aspectos más lesivos”.

En cuanto a Cataluña, Sánchez evitó pronunciarse sobre la conveniencia o no de que los dirigentes independentistas permanezcan en prisión porque cree que no debe hacerlo como jefe del Ejecutivo y por respeto a la autonomía del poder judicial. Además, reiteró la necesidad de defender la vía del diálogo con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y dijo que él ha dado un paso al frente proponiendo que esta crisis política tendrá que resolverse con una votación, en referencia a su propuesta de una posible reforma del Estatut. También pidió “autocrítica” a los independentistas para que no sigan sin atender a la mayoría de catalanes que no apuestan por sus tesis. “Torra lo que tiene que hacer es abrir un diálogo entre catalanes”, señaló.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar