Feijóo ve en la democracia local que se practica todos los días la regeneración de nuestro sistema de convivencia


El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, afirma que en la democracia local, de los ayuntamientos, en la democracia de cercanías que se practica todos los días en los pueblos y villas está uno de los factores de la regeneración de nuestro sistema de convivencia.

“La democracia nace en las pequeñas unidades de convivencia para extenderse a ámbitos mayores, y por eso es ahí donde reside el germen de la democracia del futuro”, dijo, recordando que Galicia no es otra cosa que una democracia formada por democracias municipales, dentro de una democracia que configura nuestra nación, y en el contexto de una democracia europea en la que seguimos confiando.

Durante la presentación del alcalde de Ourense en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum-Tribuna de Galicia, Feijóo destacó además la necesidad de una democracia –europea, nacional, gallega o municipal- que aporte soluciones, que responda a los retos y que se adelante a los escenarios del futuro.

Frente a un estilo político que menosprecia la madurez de la gente y la trata como si fuera una sociedad pueril o adolescente, aseguró que el gobernante responsable ve en su pueblo una madurez suficiente para entender y compartir medidas que no siempre tienen un impacto positivo inmediato: “Un auténtico líder sigue a su pueblo, y también sabe ponerse delante para señalar el camino que considera idóneo”, abundó.

En esta línea, aseveró que son políticos como el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez Abad, los que permiten confiar en un pleno retorno al sosiego, a la tranquilidad y a la normalidad que se echa en falta.

“Jesús Vázquez Abad no elude el compromiso de gobernar en una situación precaria, ni se reviste de tonos grandilocuentes para ganar el favor de los vecinos. Se sitúa en las antípodas de los regidores ególatras que hacen de la extravagancia su norma de conducta”, dijo, a lo que añadió que le gusta insistir en que siempre se pueden hacer mejor las cosas.

Asimismo, resaltó que lo nuevo y lo tradicional desembocan en regidores como Vázquez Abad para hacer un compendio semejante a nuestra sociedad. “Una Galicia privada de la herencia del pasado o sin sus elementos renovadores, sería una Galicia incompleta y endeble. Un Ourense exclusivamente clásico o moderno, sería una ciudad incompleta”, afirmó, asegurando que con esta idea, el Gobierno gallego apostó por potenciar el elemento clásico al reformar la catedral de San Martiño de Ourense, rehabilitar viviendas de su casco histórico y reformar la Ponte Vella.

Todo eso sin perder de vista a modernidad, plasmada en proyectos como: un centro intergeneracional, el primero de España; un innovador ecobarrio, o conexiones de transporte que impulsen el tejido económico de la ciudad, como la estación intermodal y el enlace del polígono de San Cibrao con la A-52.

Feijóo recordó que la Administración autonómica tampoco olvidó algo muy importante para el alcalde: los servicios sociales, colaborando con el Ayuntamiento para poner en marcha una nueva residencia de 120 plazas, presentando el proyecto de un nuevo centro para personas con discapacidad y ampliando el hospital público.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar