Popper y la televisión

Es bien sabido que el pensamiento de Popper bascula en torno a la defensa  de la democracia, de la tolerancia y del respeto a la persona. En este sentido, llama la atención, aunque no tanto, que el último ensayo del filósofo hubiera tratado, lo sabe poca gente, sobre la degradación de la televisión, un medio de comunicación que influye demasiado sobre la vida y las decisiones de las personas más frágiles y vulnerables.

Popper, tras criticar esa idea tan extendida de que se debe ofrecer a la gente lo que la gente pide, aprovecha para advertirnos sobre el peligro que encierra para la democracia la falta de control de la televisión: “La democracia consiste en poner bajo control al poder político. No debe haber ningún poder político incontrolado en una democracia. Ahora que resulta que la televisión se ha convertido en un poder político colosal, potencialmente se puede decir que es el más importante de todos (…). Y así será si continuamos consintiendo este abuso (…). Una democracia no puede existir si no pone bajo control a la televisión…” Y ese control, cada vez más necesario, se encuentra en la defensa, protección y promoción de la dignidad humana y de los derechos humanos. De la libertad y de la solidaridad. Si se quiere, de la libertad solidaria.

 

Jaime Rodríguez-Arana es catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Santiago

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar