Bloqueo en el Parlamento de Cataluña por las diferencias entre JxCAT y ERC

Las discrepancias entre JxCat y ERC sobre cómo aplicar la orden de suspensión dictada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena sobre Carles Puigdemont y los diputados acusados de rebelión provocó el bloqueo del Parlament, que vio como la tercera y última jornada del Debate de Política General tuvo que ser aplazada, en principio, hasta el día 9.

Los dos socios del Govern mantuvieron durante la jornada posiciones confrontadas sobre la fórmula para permitir el voto delegado de los cuatro diputados de JxCat afectados por la suspensión del Supremo. El caso de los dos diputados de ERC suspendidos -Oriol Junqueras y Raül Romeva- ya había quedado resuelto, ya que ambos dirigieron un escrito a la Mesa del Parlament en el que designaban al presidente de su grupo, Sergi Sabrià, para que ejerza sus funciones parlamentarias mientras no se resuelva su situación procesal.

Por el contrario, los cuatro afectados de JxCat se negaron a remitir el mismo escrito que Junqueras y Romeva, al interpretar que el Parlament ya había rechazado la suspensión y que por lo tanto seguía en vigor el voto delegado que ya habían solicitado y ejercido desde la pasada primavera. Después que los letrados de la Cámara advirtieran de que no contabilizarían los votos de quienes no enviaran el escrito para designar sustituto, el portavoz de JxCat, Albert Batet, presentó a la Mesa un escrito en el que comunicaba que continuaría votando en representación de los cuatro diputados. Los letrados y el propio presidente del Parlament, Roger Torrent, advirtieron que no aceptarían esta fórmula, lo que obligo a ir retrasando el inicio del pleno.

Finalmente, JxCat y ERC alcanzaron un acuerdo, que implica que Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull registrasen un escrito individual en el que avalasen el documento que su vez había presentado Albert Batet por la mañana, anunciando que “continuará votando en representación” suya e invocando la delegación de voto que ya ejercían. Torrent dio por bueno este acuerdo, pese a las reticencias que expresaron los letrados de la Cámara y la oposición de Ciudadanos y PSC, que anunciaron que presentarán una petición de reconsideración.

Los portavoces de JxCat y ERC en el Parlament, Eduard Pujol y Sergi Sabrià, dieron por zanjada la crisis y mantuvieron que la estabilidad del Govern está “garantizada”, y atribuyeron los problemas a la excepcionalidad judicial y política que vive Cataluña.

Por su parte, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, acusó al independentismo de “insistir en la desobediencia” y enmarcó la situación del Parlament en una “semana negra para Cataluña”. Arrimadas pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez , que actúe para proteger “a millones de catalanes” ante la situación que vivió ayer el Parlament.

Desde el PSC, la portavoz parlamentaria, Eva Granados, consideró que el Govern ha “colapsado” tras la “vergüenza” vivida ayer, y advirtió al presidente de la Cámara, Roger Torrent, de que si contabiliza los votos de los diputados suspendidos de JxCat, su partido acudirá en amparo al Tribunal Constitucional. Al respecto, el líder del grupo, Miquel Iceta, pidió un informe jurídico a los letrados del Parlament para conocer si el acuerdo sobre los diputados suspendidos se adecúa al auto del Supremo.

El líder del PPC, Xabier García-Albiol, acusó a los partidos soberanistas de actuar como unos “antisistema” contra las instituciones catalanes, y pidió al presidente Quim Torra que convoque elecciones.

Mientras, la presidenta del grupo de Catalunya en Comú Podem, Jessica Albiach, consideró que el Govern “agoniza”, y dijo que tiene “serias dudas de que pueda levantar cabeza”.

Por su parte,la CUP lamentó el “espectáculo” que dieron JxCat y ERC, aunque estimó que en el trasfondo del asunto “hay un problema de soberanía” que afecta al Parlament, por lo que convocará a sus asambleas de militantes para analizar la situación.

Tras la tensa jornada vivida ayer en el Parlament, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a la calma. “El Parlament es la casa donde hablan y se escucha a todos los catalanes”, escribió el jefe del Ejecutivo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, acusó alos secesionistas de haber creado un “Parlamento de quita y pon”. En declaraciones en el programa Hora 25 de la Cadena SER, dijo que la situación en la Cámara catalana “empieza a ser un espectáculo deprimente”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar