Ciudadanos y PP piden el Gobierno que actúe ante la fractura social en Cataluña

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, encabezaron  la concentración de apoyo a la mujer agredida el pasado fin de semana por quitar lazos amarillos de las calles de Barcelona, a la que acudieron por parte del PP la portavoz parlamentaria Dolors Montserrat y Alberto Fernández. El PSC no se sumó a la manifestación.

Rivera responsabilizó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de “abandonar a millones de catalanes” ante la “fractura social que ha provocado el proceso separatista” y la “ruptura de la convivencia”. Asimismo pidió al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que “rectifique” y acate la Constitución y el Estatut y que “retire los símbolos partidistas del espacio público”. Arrimadas lamentó que Pedro Sánchez no pida “cuentas al Govern”. “Necesitamos que el Gobierno de España actúe, nos proteja, ante un Govern que está absolutamente fuera de la legalidad, del sentido común, y que está rompiendo de una manera clara la convivencia”, afirmó.

La portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, acusó a Sánchez de “omisión y dejadez de sus funciones” ante el “incremento de la ruptura de la convivencia” y de ser “amigo y cómplice” de los independentistas, dejando “solos” a los catalanes “que defienden la unidad, la ley y la convivencia ante el independentismo”. También afeó al PSOE ser “pasivo” a la hora de “defender a los catalanes, nuestra seguridad y nuestra libertad”, dijo.

Durante la concentración un cámara de Telemadrid fue agredido, al parecer confundido con un trabajador de TV3, según algunas fuentes y porque los agresores creían que llevaba un lazo amarillo en la cámara, según otras. El ataque fue condenado por Ciudadanos en un comunicado en el que atribuyó la agresión a “un infiltrado de un grupo radical ajeno a la organización”. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, expresó su “apoyo y solidaridad” con el cámara y escribió en su cuenta de Twitter: “Por la convivencia y contra la violencia. Siempre”.

La concentración, que congregó unas 1.000 personas según los convocantes y cerca de 600 según el Ayuntamiento de Barcelona, registró momentos de tensión. Algunos manifestantes profirieron gritos contra los Mossos y contra TV-3, acusando a la policía de estar “politizada”.

Por la mañana, Rivera y Arrimadas recorrieron las calles del municipio de Alella, en las que retiraron lazos amarillos de la vía pública. “No habrá convivencia hasta que no haya neutralidad en el espacio público”, señaló Rivera, y reclamó a Sánchez que “reaccione” ante esta ocupación. Cuando se fueron, vecinos del municipio volvieron a colocar lazos amarillos en vallas, árboles, señales de tráfico y farolas.

 

DETENIDO EL AGRESOR DE LA MADRE CATALANA

 

El hombre que agredió el pasado sábado a una mujer que retiraba lazos amarillos en Barcelona, fue detenido ayer por un delito de lesiones y otro de odio. El juez le imputó por un delito de lesiones leves – que podría quedar en falta de lesiones, a la espera del informe forense – y ordenó como medida cautelar una orden de alejamiento, por la que no puede acercarse a la víctima a menos de 500 metros.

El hombre se declaró “apolítico” y aseguró que no hubo “motivos ideológicos” en su actuación. “No le recriminé que quitara los lazos, sino que ensuciase la ciudad porque los tiraba de malos modos al suelo”, explicó y se mostró “arrepentido” por su actuación, que achacó a la “crispación separatista” que se vive en Cataluña. Además relató que la mujer le dio una patada en los testículos.

La versión de la víctima, de origen ruso, es que ella y su familia fueron increpados por retirar lazos, que el hombre le dijo: “Extranjera de mierda, vete a tu país y no vengas a joder la marrana aquí” y que le dio un puñetazo del que cayó al suelo y varios golpes más cuando intentaba levantarse.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar