Tragedia en la ciudad italiana de Génova con 39 muertos

 

39 personas murieron y más de veinte resultaron heridas de gravedad al derrumbarse el puente Morandi en Génova, por causas aún sin confirmar, que apuntan a un mal mantenimiento y a fallos de diseño. En el momento del accidente circulaban por la autovía A-10 en ese punto del puente, que atraviesa el río Polcevera y se encuentra en una zona muy concurrida de la ciudad, alrededor de 30 coches y tres camiones. Algunos cayeron al vacío y otros quedaron al borde del precipicio.

El vicepresidente italiano y ministro del Interior, Matteo Salvini, consideró «inaceptable» que «en Italia se muera así» y prometió hacer «todo lo posible para tener los nombres de los culpables pasados y presentes». En respuesta a preguntas de los periodistas, Salvini abogó por «poner a Italia en condiciones de seguridad». «Si hay vínculos externos que nos impiden gastar el dinero que tendríamos para reformar escuelas y autopistas nos tendríamos que plantear si seguir respetando estos vínculos o si anteponer la seguridad de los italianos», dijo, en referencia a la UE.

El ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, atribuyó la tragedia a «la negligencia de los últimos decenios, por no hacer inversiones en el mantenimiento». Indicó que «casi todos los puentes construidos entre 1950 y 1970» – el puente Morandi se inauguró en 1967 – «tienen necesidad de manutención ordinaria» y advirtió de que los culpables «pagarán totalmente por su responsabilidad».

El fiscal jefe de Génova anunció que iniciará una investigación por «homicidio múltiple y desastre culposo» para depurar responsabilidades.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar