La jueza eleva al Tribunal Supremo el caso del máster de Casado

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, acordó ayer elevar la causa del denominado caso máster al Tribunal Supremo para que siga la investigación sobre el título que obtuvo el líder del PP, Pablo Casado, al advertir “indicios de responsabilidad criminal” por los delitos de prevaricación administrativa y cohecho impropio. La juez considera que Casado pudo verse favorecido con un “regalo académico por su relevancia política e institucional”.

En la exposición razonada, Rodríguez-Medel acuerda enviar toda la pieza al Supremo incluyendo, por tanto, a los siete imputados que figurar en el procedimiento. La juez explica que la investigación “indiciariamente” permite concluir que el catedrático Enrique Álvarez Conde, en connivencia con los profesores Pablo Chico y Alicia López, “dirigió una serie de actuaciones tendentes a lograr que un grupo concreto y escogido de alumnos obtuvieran el título del máster sin efectivamente cursarlo, sin mérito académico alguno, regalándoselo a modo de prebenda o dádiva”.

La magistrada sostiene que “sólo se benefició a alumnos con una posición relevante en el ámbito político, institucional o que mantenían vínculos estrechos de amistad o de carácter profesional” con Conde, mientras que el resto del alumnado “si cursó con normalidad el mismo”. Uno de los beneficiados “pudo ser el aforado Pablo Casado que pudo verse favorecido con este regalo académico por su relevancia política e institucional”. Por ello, la juez señala que para su total esclarecimiento resultan necesarias unas diligencias de investigación que ella no puede acordar por ser Casado aforado. Al respecto, pide citarle como investigado y que aporte cuanta documentación conserve del máster.

Por último, la instructora concluye que el máster era presencial durante la promoción de Casado, según se “evidencia” en el folleto informativo del curso, en los correos y escritos del propio Conde, en un informe enviado al Ayuntamiento de Madrid, en las guías docentes de las asignaturas y en los testimonios de los alumnos que obtuvieron de forma regular el diploma y que repiten que había que ir a clase. Una asistencia que, en cambio, “nunca” cumplió el grupo de “escogidos”.

 

NO HABRÁ DIMISIÓN

 

El líder del PP, Pablo Casado, dijo que tiene la “absoluta tranquilidad” de haber hecho “todo correctamente”, y que “en ningún caso” ha recibido “ningún regalo” con esta titulación. En rueda de prensa tras conocerse que la juez elevó la causa al Supremo para que le investigue, Casado afirmó que no se plantea dimitir por este asunto porque el PP tiene unas reglas “muy tasadas” para cifrar en qué materias y supuestos se tienen que asumir responsabilidades y “en este caso, no se cumple ninguna de ellas”.

Casado también quiso transmitir a los miembros del PP un mensaje de “absoluta tranquilidad” y su disposición “a facilitar cualquier información” que se le precise. Al respecto, valoró que después de meses de “indefensión”, ahora espera que el Supremo “ponga en sus justos términos” las acusaciones. “No estoy investigado por ningún tribunal, no recae sobre mí ningún indicio de responsabilidad”, afirmo a este respecto, tras constatar que no es a él a quien le corresponde demostrar su inocencia, sino al juez instructor demostrar su culpabilidad.

Sobre las apreciaciones de la juez, Casado consideró que “difícilmente se puede considerar un regalo algo que no es un título finalista”, sino que sólo lo habilitaba para escribir una tesis que finalmente no hizo. Criticó que el “escrutinio exhaustivo” sobre él por este máster “no se le ha hecho a nadie en este país” y, en este sentido, se refirió a “titulaciones ficticias” del líder del PSOE en Madrid o a la “tesis doctoral por ahora desaparecida del actual presidente del Gobierno”. Por eso, instó a reflexionar si es “normal” que el caso haya llegado tan lejos. Respecto a si considera ético aprobar un máster sin haber cursado la mayoría de las asignaturas, indicó que “la ética no la marcan ni los periodistas ni los políticos, sino la ley”.

Diferentes cargos del PP, entre ellos la portavoz parlamentaria, Dolors Montserrat, y la vicesecretaria de Comunicación, Marta González, coincidieron en denunciar un “encarnizamiento” y una “cacería” contra Casado, cuando ya ha ofrecido “todo” tipo de explicaciones sobre su máster, al tiempo que criticaron que no se aplique la misma “vara de medir” con dirigentes de otros partidos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no quiso analizar la polémica durante su rueda de prensa en Palma de Mallorca después de mantener una audiencia con el Rey. Sí defendió que los políticos inmersos en este tipo de situaciones deben dar explicaciones a los ciudadanos.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, acusó a Casado de pretender liderar “desde la impostura” y advirtió de que resulta “muy difícil” hacer entender a la ciudadanía que haya personas investigadas en relación con el presunto fraude en el máster y Casado no porque está aforado. Por su parte, la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, dijo que Casado “no es un representante político digno”, ni puede liderar un PP “ejemplar y transparente”.

Desde Ciudadanos, su secretario general, José Manuel Villegas, consideró que la decisión de la juez es “muy grave”, pero evitó exigir la dimisión de Casado porque la formación naranja ya no tiene vigente un acuerdo de gobierno con el PP. Villegas añadió que hay que cambiar la Constitución para “acabar con los privilegios de los políticos”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar