El Gobierno socialista ve frustrados sus planes presupuestarios

 

Varapalo a Pedro Sánchez. La mayoría de los aliados del Gobierno (Unidos Podemos, ERC, PDECat, Compromís), han cumplido sus advertencia y se han abstenido en la votación del déficit en el Congreso.

El PNV y Nueva Canarias han votado a favor. PP, Cs, Foro Asturias y UPN lo han hecho en contra de la propuesta del Ejecutivo que queda rechazada.

Como era de esperar, el Gobierno no ha conseguido sacar adelante la votación de la senda del déficit.

Unidos Podemos ha justificado su decisión porque, dicen, es “un techo de gasto diseñado para conseguir el voto favorable del Partido Popular”. Para Unidos Podemos, el Gobierno tendría que haber propuesto en primer lugar la reforma de la ley de estabilidad presupuestaria. Además, los nueve diputados de Esquerra Republicana en el Congreso han decidido también finalmente abstenerse en la votación este viernes. Del mismo modo, el PdeCat ha anunciado que se abstendrá en la votación de los objetivos de déficit en el Congreso de los Diputados alegando la “falta de negociación” por parte del Gobierno. “Ya dijimos que había que negociar y llegar acuerdos, no ha sido así”, ha subrayado el portavoz parlamentario del PdeCat, Carles Campuzano.

El acuerdo sobre el techo de gasto, por tanto, estaba abocado al fracaso, puesto que el Gobierno sólo contaba con los 88 votos del PSOE y el PNV. Ya no hará falta que el PP lo tire en el Senado la semana que viene.

Durante el pleno, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha criticado la política de “trinchera” y “pataleta” que rechaza la senda presupuestaria del Gobierno y las abstenciones a los objetivos de déficit porque supondrá un “daño gratuito” a la ciudadanía y conllevará un ajuste de unos 18.000 millones de euros.

Montero ha recordado que la relajación de la senda fiscal es una “necesidad” que ha visto la propia Comisión Europea, al ser “consciente” del “esfuerzo importante” de ajuste de déficit realizado en los últimos años. La ministra ha advertido de que la nueva senda supondría una cuesta “menos empinada” que mejoraría la realidad y para evitar que se traduzca en un recorte de 18.000 millones que se producirá si no se enmienda.

En este sentido, ha dicho que España no se puede permitir una senda “tan austera” si se mantiene la del Gobierno de Mariano Rajoy (déficit del 1,3% en 2019), porque lastrará el crecimiento de la economía y se perderá la posibilidad de generar 400.000 empleos al año, así como redistribuir la riqueza, lo que constituirá un “daño gratuito e insolidario” a los ciudadanos. “Ponerse de perfil, abstenerse o no votar a favor es no reconocer estas necesidades que tenemos en este momento y no podemos permitir que los objetivos de estabilidad sigan siendo un corsé y no permita eliminar los recortes”, ha apostillado.

Por ello, ha instado a los partidos políticos que votarán en contra o que se abstendrán que dejen de mirarse “su ombligo”. “Los ciudadanos no entenderán la posibilidad de que se les hurte poder recuperar derechos y mejoría de la calidad de vida”, ha apostillado Montero, quien ha recordado que la flexibilización de las metas de déficit en cinco décimas en 2019 supondrían 2.500 millones de euros mas para las CCAA y para la Seguridad Social, pero principalmente beneficiaría a “pensionistas, desempleados, Sanidad, Educación, los que reciben atención servicios sociales, los jóvenes y trabajadores”.

Igualmente, ha defendido la necesidad de una flexibilización de la senda de ajuste porque hay 2.500 millones declarados como derechos en el articulado de los PGE pero no tienen “correlato” en la parte de ingresos y gastos, lo que supone que es “como si se expresara en la literatura pero no se corresponde en el relato”.

A esto se suma que en el primer semestre la previsión de ingresos del Ejecutivo de Mariano Rajoy está por debajo de lo recaudado en IVA y Sociedades, lo que muestra “un ejercicio de atajo presupuestario sin precedente”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar