Una delegación del Puerto de Vigo estudia en Alemania el transporte internacional

 

Da comienzo el proyecto “Port Forward”, dentro de la convocatoria  “Port of the Future”, en el que Vigo participa de la mano de un consorcio internacional formado por un total de 13 socios procedentes de 7 países (España, Inglaterra, Alemania, Italia, Grecia, Noruega y Bélgica), entre los que destacan centros tecnológicos de renombre y puertos insulares, como la Autoridad Portuaria de Baleares, italianos como Liborno y Nápoles y puertos del norte de Europa como el noruego Kristiansand o el alemán de Magdeburg.

La reunión se celebró en Alemania en las instalaciones del coordinador del proyecto, el Instituto Fraunhofer, expertos en la aplicación de realidad aumentada y 3D en la industria médica, mecánica y en la recreación de entornos virtuales.

Una delegación del Puerto de Vigo, formada por Carlos Botana, jefe del Departamento de Sostenibilidad de la Autoridad Portuaria, y Alejandro Seoane, de la Terminal de Contenedores del Grupo Davila, se han desplazado al centro Fraunhofer para la presentación de este proyecto. Durante los próximos días, los socios debatirán y definirán las principales líneas de trabajo y coordinación.

Durante su estancia en Alemania, la delegación viguesa ha podido conocer de primera mano otra iniciativa europea, el proyecto “Docks of the future”, que pretende apoyar en la difusión de los resultados y en la creación de una red de Puertos del Futuro de excelencia.

Durante las reuniones, los participantes han visitado, además, la cúpula de realidad aumentada del Instituto Fraunhofer y las posibilidades que ofrece.  La delegación de Vigo también ha podido ver las sinergias que se pueden ofrecer con el simulador presentado la semana pasada dentro de la estrategia Blue Growth, liderada por la terminal olívica.

 

Un puerto inteligente, interconectado y verde

El proyecto de “Port Forward” permitirá mejorar el desarrollo sostenible y la gestión de los recursos, de modo que resulten una ventaja competitiva. En este sentido, el puerto del futuro deberá cumplir una serie de requisitos: ser un puerto inteligente, interconectado y verde.

Vigo, con su estrategia Blue Growth, cumple estas tres premisas. Es un puerto inteligente, con una fuerte inversión en el proyecto Smart Viport y la implantación de la estrategia 4.0 en todas sus terminales; es, además, un puerto interconectado, que apuesta por la unión de los distintos sistemas de trasporte, como sucede en el caso de la Autopista del Mar, el tren y el Puerto Seco de Salvaterra-As Neves; y, por último, Vigo se ha convertido en el puerto verde de referencia en el sur de Europa, lo que demuestran sus compromisos internacionales en la lucha contra el cambio climático o la estrategia de recuperación de espacios degradados, además de la gran cantidad de proyectos de mejora ambiental en los que participa.

El desarrollo sostenible es el presente y el futuro de los puertos que desean liderar la industria con el apoyo de tres piedras angulares: excelencia operacional, colaboración profunda con la comunidad portuaria e integración puerto-ciudad, siempre con los máximos niveles en seguridad, salud y medio ambiente.

Con la estrategia Blue Growth, el conocido como el “Diálogo de Vigo” (Vigo Dialogue), se está convirtiendo en todo un referente en esta colaboración con los agentes privados, pero también con la universidad y los centros tecnológicos. Una experiencia que se podrá extrapolar al proyecto de “Port Forward”, que propone un enfoque holístico para conseguir un ecosistema portuario más inteligente, más verde y más sostenible.

 

Sistemas de medición más justos

En el caso concreto de Vigo, se trabajará en establecer los parámetros necesarios para evaluar el impacto que tiene el puerto en el entorno, junto con el LEITAT de Cataluña y la Universidad de Londres.

En los últimos años, el Puerto de Vigo ha defendido ante los diferentes estamentos nacionales y europeos que la importancia de un Puerto no debe medirse solo por las toneladas que mueve. Sin duda, un gran error que ha llevado en el pasado a justificar que Vigo no sea reconocido como puerto nodal. En este sentido, el Puerto de Vigo apuesta por establecer sistemas de medición más justos y modernos basados en el valor de la mercancía, o lo que es lo mismo, el valor añadido para la economía de la eurorregión. Con este proyecto, se intentará demostrar esto.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar