Torra celebra la llegada de los presos soberanistas a las cárceles catalanas

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, dijo ante la cárcel de Lledoners (Barcelona), con motivo de la llegada de los presos soberanistas, que su traslado y acercamiento es “una obligación legal, no una concesión”. “No es un gesto político y no forma parte de ninguna negociación”, insistió, además de señalar que no deberían estar encarcelados. En otro momento, recalcó: “No pararemos hasta que sean libres”. Torra hizo estas declaraciones a los medios después de visitar al exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras; al presidente de Òminum Cultural, Jordi Cuixart; el exconsejero Raül Romeva y al expresidente de la ANC Jordi Sánchez. El presidente de la Generalitat había participado previamente en la marcha hasta la prisión convocada por ANC, Ómnium Cultural y la Associació Catalana pels Drets Civils (ACpDC), que aglutina a los familiares de los encarcelados.

A su llegada al centro penitenciario, el vicepresidente de Òminium, Marcel Mauri, exigió al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que “inste a la Fiscalía a retirar todas las acusaciones contra los presos políticos y los exiliados”. La presidenta de ANC, Elisenda Paluzie, calificó la causa legal por el proceso independentista de “vergüenza para la justicia española” y para Europa Posteriormente, los manifestantes llegaron también a la cárcel de Puig de les Basses. Allí fue el presidente del Parlament, Roger Torrent, quien visitó a la expresidenta de la Cámara catalana Carme Forcadell y a la exconsejera Dolors Bassa. Torrent calificó el día de ayer como el del “acercamiento de los presos pero no del retorno a casa”, porque, según añadió, “cerca no quiere decir libertad a justicia completa”.

REUNIÓN SÁNCHEZ-TORRA

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, defendió ayer el derecho de que en la reunión del próximo lunes entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Quim Torra, cada uno exponga aquello que considere conveniente y que ese encuentro sirva para recuperar el diálogo. En su comparecencia ante la Comisión de Política Territorial y Función Pública del Congreso, en la que expuso las líneas fundamentales de su departamento, Batet señaló que la resolución de la crisis en Cataluña será un proceso “largo y complejo”.

Batet señaló que “recuperar el apoyo social de la Constitución en Cataluña es una prioridad” del Gobierno. En referencia de nuevo al encuentro del lunes, la ministra subrayó la necesidad de “escuchar las propuestas del otro”.

Por otra parte, Meritxell Batet y la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, hablaron ayer por teléfono en relación con la reunión de Sánchez y Torra, y coincidieron en la necesidad de reanudar la interlocución política, en una conversación “cordial”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar