Sánchez y Urkullu pactan traspasar competencias y acercar los presos de ETA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, acordaron crear dos grupos de trabajo para estudiar el acercamiento de presos etarras a cárceles del País Vasco y analizar y negociar el traspaso de 37 competencias pendientes, según avanzó el presidente vasco tras la reunión que mantuvo con el jefe del Ejecutivo en el Palacio de la Moncloa, con la que se inició un ronda de entrevistas con los presidentes autonómicos.

En rueda de prensa, Urkullu dio por abierta la puerta a un “diálogo institucional permanente” con el Gobierno y a una nueva relación de “confianza y lealtad”. Defendió que este es el momento de “avanzar en la normalidad” de la política penitenciaria, si bien dijo entender las “cautelas” de Sánchez en relación a las víctimas del terrorismo. Al respecto, subrayó que todo lo que se haga será “desde el respeto a las víctimas”, y aseguró que las iniciativas que se desarrollen tendrán en cuenta “la memoria, el reconocimiento y reparación de las víctimas”. En cualquier caso, dijo que no se ha fijado un calendario ni un horizonte para la modificación de esta política dirigida “a superar las medidas de excepcionalidad, evitar el desarraigo social de las personas penadas y facilitar su reinserción”.

Urkullu planteó durante la reunión la necesidad de hacer una reflexión sobre el actual modelo de Estado desde la asunción de “una realidad plurinacional y la existencia de hechos diferenciales que demandan un tratamiento propio y singular”. “No hemos hablado de ruptura sino de convivencia desde el respeto mutuo”, subrayó. Además, el lehendakari planteó a Sánchez explorar la vía de una “convención constitucional” que permita interpretar el espíritu originario del pacto que supuso la Constitución.

Además, se van a estudiar los recursos ante el Tribunal Constitucional contra leyes autonómicas. En la medida que el Gobierno estime que el Ejecutivo vasco pueda tener razón se retirarán algunos de los recursos presentados y pendientes de estudio.

Fuentes del Gobierno, citadas por EFE, elogiaron la agenda “muy práctica” con la que Urkullu se presentó en la reunión y aseguraron que la conversación con el presidente Sánchez ha sido “muy franca” y que los dos han coincidido en la necesidad de rebajar el actual nivel de conflictividad. El propio Sánchez subrayó, en su cuenta de Twitter, su “buena sintonía” con Urkullu.

Más concretamente, fuentes del Gobierno, citadas por EL MUNDO, negaron que se vaya a crear una comisión bilateral que estudiaría el traslado de presos etarras a Euskadi. También desde el Gobierno descartaron que la demanda sobre la gestión de la Seguridad Social vaya a concretarse en esta legislatura.

Desde la oposición, la exsecretaria general del PP y candidata a la presidencia de su partido, María Dolores de Cospedal, declaró que “España no puede pagar favores a aquellos que han hecho presidente del Gobierno a Pedro Sánchez”. Para la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, Sánchez paga ahora las “letras de la hipoteca” que los socialistas contrajeron con el PNV por su apoyo a la moción de censura.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar