El presidente independentista catalan Quim Torra se distancia de la Monarquía

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acudió al acto de inauguración en Tarragona de los XVIII Juegos del Mediterráneo, junto al rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Después de no haber recibido al Monarca a su llegada, le saludó antes de la inauguración y le hizo entrega de un libro con fotografías de la actuación policial el 1-O y un informe del defensor del pueblo catalán sobre esa jornada.

Torra no había confirmado su asistencia a la inauguración, hasta el mediodía, en que decidió estar presente, aunque aclaró en una declaración institucional que, en lo sucesivo, el Govern eludirá los actos organizados “por la Monarquía”, como tampoco invitará a Felipe VI a los de la Generalitat.

Antes del inicio de la ceremonia de inauguración, en la que el Rey accedió al palco del Nou Estadi de Tarragona junto con Pedro Sánchez, Quim Torra y la ministra de Política Territorial, Meritxell Battet, Torra se reunió con manifestantes de la organizaciones ANC y Ómnium, que protestaron contra la presencia del jefe del Estado. “Hoy era necesario fijar una posición de país”, dijo Torra. Al mismo tiempo, en los alrededores del estadio hubo dos concentraciones más, que reunieron a unas decenas de personas; una de ellas, organizada por los autodenominados Comités de Defensa de la República CCDR); y otra, a favor de la unidad de España, sin que se produjesen altercados o desórdenes destacables.

Previamente, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, advirtió al presidente catalán, Quim Torra, de que si la Generalitat decide no invitar al Rey a ningún acto el problema no es para el Monarca, sino para Cataluña”, y significará que su Ejecutivo no representa a toda Cataluña. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Celaá habló en estos términos al ser preguntada por las palabras de Torra, según las cuáles ni él ni ningún otro miembro del Govern asistirán a “ningún acto organizado por la Monarquía”. Celaá, no obstante, insistió en que el Ejecutivo está en la idea de “avanzar” en las relaciones con Cataluña. La ministra subrayó que el Gobierno mantendrá “un tono de distensión”, para abrir los procesos de diálogo, siempre “con la Constitución en una mano y el diálogo en la otra”.

La nueva delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, que ayer tomó posesión de su cargo, hizo una llamada a la lealtad institucional y a iniciar una nueva etapa política y, sobre todo, a “no reincidir en la división”.

Por otro lado, el vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonés, señaló que “si las instituciones españolas, la Constitución y el Estado están tan cuestionados en Cataluña, es porque hace años que han abandonado a la ciudadanía catalana”.

El Rey, entre aplausos, declaró inaugurados los Juegos, en una ceremonia que concluyó con una intervención del alcalde de Tarragona y presidente del comité organizador, Josep Félix Ballesteros, y otra del presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, el argelino Amar Adaddi. Ballesteros subrayó que los Juegos “son posibles gracias a la colaboración de personas e instituciones”, al tiempo que reivindicó la necesidad de “compartir, respetar y construir”, porque así, dijo, ganamos todos”. Por su parte, Amar Adaddi agradeció a las instituciones que hayan mantenido los mismos pese a las diferencias políticas.

Los diarios destacan que aunque se escucharon algunos pitadas aisladas cuando sonó el himno nacional, la ceremonia se desarrolló sin incidentes., con excepción de algunos abucheos al presidente catalán.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar