Hola al verano y adiós a la más lluviosa primavera en años

 

                                                                        Playa de Laxe

El verano llego a las 12:07 de ayer, jueves Esta estación durará 93 días y 15 horas, finalizando el 23 de septiembre con el comienzo del otoño, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), del Instituto Geográfico Nacional, que depende del Ministerio de Fomento.

Con la nueva estación, también llegarán los días con más horas de luz solar. Así, este jueves 21 de junio, día del solsticio, será el día de mayor duración de todo el año.

Sin embargo, el día más largo del año no coincide con la jornada en que el Sol sale más pronto y se pone más tarde. Este año, el día en el que el Sol salió más pronto fue el 14 de junio, mientras que el día en que se pondrá más tarde será el próximo 27 de junio.

Por otro lado, durante el verano se producirán tres eclipses: dos parciales de Sol el 13 de julio y el 11 de agosto, y otro total de Luna el 27 de julio.

El eclipse parcial de Sol del 13 de julio será visible en el sur de Australia y en la costa antártica. Después vendrá un eclipse total de Luna el 27 de julio, que será visible en Sudamérica, Europa, África, Asia y Oceanía, y que podrá verse también desde España. El 11 de agosto se producirá un eclipse parcial de Sol, que será visible en el norte de Europa y el noreste de Asia.

 

LA SEGUNDA PRIMAVERA MÁS LLUVIOSA DESDE 1961

 

 

Galicia acaba de despedir una primavera muy lluviosa en la que se registraron un 78% más de precipitaciones del habitual para esta época del año. Las lluvias de los últimos tres meses y en especial, las que se recogieron en el mes de marzo, convirtieron la estación en la más lluviosa que se vivió en la comunidad desde el año 1961.

La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María Cruz Ferreira, hizo un avance esta mañana del informe de Meteogalicia sobre la pasada primavera, en el que se atribuye esta situación a las lluvias de abril y especialmente a las de marzo, un mes en el que llovió más del triple del habitual según los datos de la serie histórica, concretamente un 262% más.

La variabilidad también estuvo muy presente durante la estación, sobre todo durante mayo y abril, durante los que se alternaron períodos muy fríos y húmedos con otros cálidos y secos.

Por lo que respecta a las temperaturas, los termómetros se mantuvieron en niveles medios próximos a la normalidad aunque las máximas se situaron por debajo del promedio histórico. Lo más llamativo en este sentido fueron los valores de marzo, un mes con temperaturas 2,3 grados más bajas del habitual que lo convirtieron en el más frío de los últimos 34 años.

En resumen, Galicia viene de cerrar una primavera muy húmeda, marcada por el alta variabilidad de los meses de abril y mayo y con temperaturas medias sin grandes anomalías aunque con máximas más bajas del que cabría esperar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar