Sánchez anuncia que no se podrá avanzar en la financiación autonómica

 

El anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que no se podrá reformar el modelo de financiación autonómica en lo que queda de legislatura ha provocado inquietud y quejas desde los diferentes presidencias autonómicas, incluidas los gobernados por los socialistas. Así, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, valoró que Sánchez quiera introducir mejoras a corto plazo, pero subrayó que no se puede renunciar a cambiar el modelo “lo más rápidamente posible” porque es “injusto”.

En este sentido, ha explicado que “en el corto plazo” habría que “mejorar la financiación de todas y cada una de las comunidades autónomas, en particular de la Comunidad Valenciana y de todas aquellas que están infrafinanciadas”. Con este fin, se va a reunir “con todos y cada uno de los presidentes autonómicos”.

El presidente del Gobierno, en su respuesta al diputado Joan Baldoví, del Grupo Mixto, ha reconocido que “es necesario revisar el sistema de financiación autonómica” porque de él dependen los “servicios públicos esenciales” como son la sanidad, la educación o la dependencia.

Para “el medio plazo”, ha dicho, quedaría “cambiar a fondo” todo el sistema de financiación autonómica. Pedro Sánchez ha aclarado que “la revisión del sistema de financiación autonómica implicaría”, entre otras acciones, “una valoración de las necesidades de gasto reales de los servicios públicos fundamentales, una cuantificación concreta y sustentada en datos de la insuficiencia financiera de las comunidades autónomas, un análisis de las competencias homogéneas, un análisis de la fiscalidad por cada Administración, una revisión en determinados tributos y la sostenibilidad dinámica del modelo”.

Por esta razón, “la revisión a fondo” del actual sistema “solamente se va a poder culminar en la próxima legislatura”, ha dicho.

 

 

 

PREOCUPACIÓN

 

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, informó de que en la próxima reunión con Sánchez defenderá el “mandato” del Parlamento regional que reclama para la comunidad 4.000 millones más por su infrafinanciación. Díaz desveló que miembros de su Gobierno mantienen “contactos directos” con la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, exconsejera andaluza del área.

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, se mostró comprensiva con Sánchez si bien dejó claro que no renunciará a negociar “de forma rápida” un nuevo sistema. En Castilla-La Mancha, el consejero de Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, insistió en que la reforma de la financiación es uno de los temas más urgentes que debe afrontar el Gobierno, y en el caso de esta comunidad “corre mucha prisa”. Para el Gobierno de Asturias y a la espera de que Sánchez explique su postura, las negociaciones deben abrirse y si no se culminan “al menos encauzarlas”.

Las comunidades gobernadas por el PP fueron más contundentes en sus críticas. La consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, dijo que Sánchez “está tomando el pelo a las comunidades y a los españoles”. Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, exigió a Sánchez que aclare “exactamente cuál es el calendario”. Por su parte, el presidente madrileño, Ángel Garrido, ve tiempo “más que suficiente” para abordar la reforma o, al menos, “intentarlo”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar