El naufragio de Europa

Detrás de la tragedia de cada inmigrante hay una multinacional de contrabandistas de almas, las mafias, que en 2016 explotaron a más de 2,5 millones de personas y obtuvieron unas ganancias de 7.000 millones de dólares. Son datos de un informe de la ONU.

Esas mafias que operan en Libia –y en otros países– interpretaron el gesto del Gobierno con el Aquarius como una invitación y están creando nuevas expectativas a los inmigrantes que explotan embarcándolos hacia España que abrirá sus puertos a las ONG que tienen buenos sentimientos, pero alfombran el negocio de los traficantes. Es el efecto llamada.

¿Y Marruecos? El vecino del sur, experto en utilizar la inmigración como elemento de presión, relajó el control al ver que el gobierno español va a buscar inmigrantes fuera de sus aguas y quiere sustituir las concertinas por vallas más humanitarias El resultado está a la vista: el fin de semana pasado entraron más del doble de inmigrantes por el sur que los que trajo la flotilla del Aquarius.

Por eso, después de la sobreactuación político y del show mediático de Valencia hay que preguntar si tiene el Gobierno una política de inmigración. ¿Qué va hacer con las oleadas que se avecinan? Como la mayoría vienen para quedarse, ¿cuál es el plan de acción para el día después, dejarlos a su suerte en las ciudades, como ocurre con los que están en la calle Real de A Coruña?

La improvisación y los bandazos con la inmigración son una irresponsabilidad, como es una ingenuidad pensar que España sola, sin una política europea común, va a salvar el Mediterráneo.

¿Y qué pasa en Europa? El problema migratorio cambia gobiernos tradicionales por propuestas populistas que coinciden en el rechazo al refugiado y al inmigrante económico. Ahora mismo, al bloque duro de Hungría, Chequia y Eslovaquia se une la triple alianza de Austria, Italia y Alemania y la inmigración puede tumbar el gobierno de coalición alemán.

Europa está desconcertada y dividida, sus líderes se repliegan en los Estados-nación y no sé decir qué es más preocupante, si su carencia de ideas o la falta de voluntad para abordar el problema de la inmigración en origen, en los trayectos y aquí.

También es preocupante su inconsciencia por no percatarse de que, titula un libro Javier de Lucas, Mediterráneo: naufragio de Europa. El barco de la UE puede hundirse por no saber hacer frente al gran éxodo del siglo XXI. Con todos sus principios y valores y España a bordo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar