Huerta, ministro durante 6 días

El ministro de Cultura y Deportes, Màxim Huerta, dimitió tras seis días en el cargo después de que se conociera que en 2014 fue condenado por defraudar 256.778 euros a Hacienda entre 2006 y 2008 al tributar a través de una empresa creada ad hoc para pagar menos impuestos. Le sustituirá al frente del Ministerio José Guirao, exdirector del Museo Reina Sofía, y con una dilatada carrera en gestión cultural tanto en el ámbito público como en el privado.

La noticia sobre el fraude a Hacienda de Huerta fue publicada por el diario digital El Confidencial a primera hora de la mañana. Durante todo el día la oposición pidió la renuncia del ministro y criticó al Gobierno de Sánchez, que según los diarios, afrontó con rapidez su primera crisis.

Por la mañana Màxim Huerta ofreció explicaciones en diversos medios y aseguró que descartaba dimitir tras informar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de sus problemas con Hacienda. Según alegó, regularizó su situación y pagó “todo lo que correspondía” tras “un cambio de criterio” de la Agencia Tributaria que afectó a “cientos de creadores” y justificó no haber informado a Pedro Sánchez cuando le ofreció la cartera de Cultura por considerarlo un asunto “privado”. “No hubo mala fe. No oculté nada. Estoy al corriente de mis obligaciones fiscales”, reiteró.

Por la tarde, ante la presión creciente tanto por parte del PP y Podemos como desde el propio PSOE, y tras viralizarse una entrevista de Pedro Sánchez en 2015 en la que el presidente del Gobierno aseguró que “un político que crea una sociedad para pagar la mitad de los impuestos estaría al día siguiente de conocerse fuera de mi ejecutiva” – referidas en su día al fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero -, Huerta compareció en la sede del Ministerio de Cultura para anunciar su dimisión. “Me voy para que el ruido de toda esa jauría no rompa el proyecto de Pedro Sánchez”, dijo, tras declararse “inocente” y reiterar su amor por la cultura.

“Sólo han pasado cinco días y ya vemos la primera dimisión en el Gobierno de escaparate de Pedro Sánchez. Espero que el presidente del Gobierno tenga mejor criterio para gobernar España que para elegir a sus ministros”, dijo el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, indicó que “este puede ser el primer ministro que caiga pero no el último. Consecuencia de la demagogia de Sánchez”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, felicitó al Gobierno “por saber escuchar y rectificar” y se atribuyó en parte haber forzado la dimisión del ministro. “El Gobierno y el presidente defendían esta mañana la continuidad de Huerta, pero España ya no es lo que era, La ciudadanía ya no tolera estas cosas”, escribió en sus redes sociales.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, incidió en que a Sánchez “le dimite un ministro en seis días” y criticó que “llegar a la presidencia del Gobierno a cualquier precio e improvisando para evitar que voten los españoles es una mala decisión, lo contrario que se necesitaba para dar estabilidad y generar confianza en el futuro”.

 

SOCIEDAD PARA TRIBUTAR MENOS

 

Los diarios detallan que Màxim Huerta creó en enero 2006 una empresa para cobrar los ingresos que percibía del Programa de Ana Rosa y tributar por el Impuestode Sociedades (un 25%) en vez de por el IRPF (un 48%). Además facturó a dicha empresa, entre 2006 y 2008, cargos indebidos por valor de 310.150 euros.

Un tribunal administrativo lo condenó en 2014, Huerta recurrió y dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de mayo de 2017 fallaron que el ya exministro no actuó “con buena fe”. “Aunque es legítimo la interposición de sociedades profesionales, no lo es la creación de sociedades con la única finalidad de eludir parte de la carga fiscal sin aportar nada a la actividad que realiza el único socio, que las ha constituido y que las administra”, señalaba una de ellas. La otra incidía en que “el recurrente ha creado la sociedad con la única finalidad de obtener una menor tributación mediante la elusión de los tipos marginales del IRPF y la deducción de mayores gastos, algunos no deducibles”.

 

 

EL MINISTRO MÁS BREVE DE LA DEMOCRACIA

Máximo Huerta ha dimitido como ministro de Cultura y Deporte sólo seis días después de asumir el cargo. El fraude fiscal por el cual fue condenado en 2017 a pagar 366.000 euros lo ha llevado a tomar esta decisión sólo una semana después de haber accedido al cargo.

Llegué a este ministerio hace una semana ilusionado”, ha asegurado el ya exministro de Cultura. Ha asegurado que la gestión de su patrimonio era lo más “común” de la profesión periodística, implicando indirectamete a los profesionales de los medios de comunicación y apuntando que “no era ilegal en aquel momento”.

En la comparecencia ha dicho que ha  tomado la decisión de manera “autónoma” y pensando en la cultura y la transparencia. Con su dimisión se ha convertido en el ministro más breve de la historia de la democracia española. Hasta ahora ningún ministro había durado menos de un par de meses; hasta ahora, José Luís García Ferrero ocupaba esta posición.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar