Diez playas del Barbanza están incluidas en la red sin tabaco

La Xunta informa que la comarca del Barbanza tendrá incluidas, este verano 10 arenales formando para de la Red de Playas sin Humo. Como principal novedad este año el ayuntamiento de Rianxo incorporara por primera vez y lo hace con todas sus playas, por lo que consigue la máxima categoría de ORO convirtiendo a este ayuntamiento en el segundo de la provincia en conseguirlo, ya que el año pasado obtuvo este distintivo ORO Corcubión ya que también incluyó todas sus playas en esta red.

La red de Playas sin Humo parte de la premisa de la Consellería de Sanidad de que, a sabiendas de que el consumo de tabaco y la primera causa de morbilidad y de mortalidad evitable, plantea que no fumar en la playa es un paso más para conseguir una sociedad sin tabaco para todos y entre todos.

El Programa Gallego de Promoción de una Vida Sin Tabaco, de la Dirección General de Salud Pública, recoge esta iniciativa con el fin de extenderla por todo el litoral gallego, creando la Red Gallega de Playas sin Humo. Los objetivos son promover una vida sin tabaco, desnormalizar el consumo del tabaco en la sociedad, reforzar el papel modélico-positivo de los padres y madres y promover playas que respeten y cuiden el medio ambiente.

Para el período estival de este año 2018 están adscritos y confirmados al programa 10 playas de la comarca del Barbanza (A Vila, A Gafa, O Pozo, Arnela y Ornanda, en Porto do Son; As Cunhas, Tanxil y A Torre en Rianxo; Barraña en Boiro y Río Azor en Ribeira).

Las playas sin humo invitan a abstenerse de fumar a los usuarios del arenal, con la excepción de los espacios al aire libre que se encuentran en los locales de hostelería de cada uno de ellos.

Ovidio Rodeiro destacó el “enorme valor natural, paisajístico y ecológico de las playas de la provincia” y aprovechó la ocasión para agradecer a todos los Ayuntamientos “el esfuerzo que están haciendo por cuidar y potenciar sus zonas turísticas”. Felicitó también a Rianxo por dar “el paso adelante de eliminar los malos humos en todos sus arenales”. Recordó que las colillas tardan diez años en degradarse en el mar, más tiempo si se acumulan en el área, y llevan la huella de los miles de componentes químicos que contienen, tales como la nicotina o el alquitrán, también tóxicos para la vida marina.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar