La Xunta, satisfecha por una democracia que doblegó al terrorismo etarra

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó el orgullo por vivir en una democracia que doblegó el terrorismo de ETA con las armas de la ley.

Durante la inauguración de la exposición Tenemos memoria. Víctimas del terrorismo en Galicia, con motivo del 50º aniversario del asesinato de José Antonio Pardines Arcay y organizada por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y por la Fundación Víctimas del Terrorismo, el titular de la Xunta recordó que pocas democracias modernas se vieron sometidas a un asedio tan terrible, “y pocas reaccionaron como la nuestra: serenamente, sin menoscabo de las libertades y sin extender el repudio a los criminales al pueblo que decían representar”.

En esta línea, aseveró que con la ejecución de José Antonio Pardines se inició una cruzada contra los demócratas españoles. “Y, ahora, venimos a recordarlo y a decir que la convivencia y la libertad prevaleció”, abundó, haciendo hincapié en que las circunstancias de su asesinato nos enseñan a qué extremos puede llevar una ideología criminal.

Feijóo afirmó que a Pardines no sólo lo mataron los que presionaron el gatillo, también fueron cómplices los que extendieron el odio, los que justificaron el crimen, los que apoyaron el fanatismo y los que vieron en el terrorismo algo a lo que se le puede quitar relevancia. “Detrás de los criminales hubo un fanatismo patológico que primero permitía matar, que después obligaba a matar y que finalmente sólo sabía matar”, sentenció.

El presidente de la Xunta concluyó asegurando que la democracia española pasó página, pero eso no implica olvido. “Es humanamente imposible cuando hablamos de 3.500 atentados, de 853 víctimas mortales, de más de 2.500 heridos, de 90 secuestros, de más de 15.600 personas amenazadas y de un número indeterminado de personas extorsionadas y damnificadas económicamente”, dijo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar