7,5 millones:Los afectados por la explosión de Tui pueden pedir las ayudas para el realojo

Los afectados por la explosión de material pirotécnico registrada el pasado 23 de mayo en Paramos (Tui) pueden solicitar desde hoy mismo las ayudas destinadas la coste de realojo y de reparación de los daños causados en las viviendas y en su menaje doméstico, tal como establece la Orden de la Consellería de Infraestructuras y Vivienda que viene de publicarse en el Diario Oficial de Galicia.

La Xunta destinará más de 7,5 millones de euros a estas ayudas, de las que más de 7 millones se destinarán a la reparación de los daños causados en las viviendas y en su menaje doméstico y cerca de 500.000 euros al alojamiento provisional de las personas que habían tenido que abandonar sus viviendas.

Según se detalla en la orden publicada hoy en el DOG, la Xunta establece dos tipos de ayudas, para alojamiento provisional y para gastos en viviendas dañadas y en su menaje doméstico.

Alojamiento provisional

La Xunta de Galicia costeará los gastos de alquiler de una vivienda para el alojamiento provisional de las personas que tengan que abandonar temporalmente sus viviendas habituales, por un período de hasta dos años.

El importe de la ayuda será de hasta 450 euros al mes y además se concederá una ayuda complementaria para el supuesto de la formalización de un contrato de alquiler, para efectos de atender los deberes derivados de la constitución de fianza y del alta en suministros. Esta ayuda tendrá un importe único de 600 euros.

Reparación de viviendas dañadas y su menaje doméstico

Se establecen ayudas destinadas a sufragar los gastos de reposición y reparación de los daños en las viviendas y en sus instalaciones complementarias y también ayudas para los daños en elmenaje doméstico.

Beneficiarios

De esta ayudas podrán beneficiarse las personas físicas propietarias, usufrutuarias o arrendatarias de las viviendas dañadas por la citada explosión. Las misma permitirán hacer frente a los daños causados en la vivienda que constituya la residencia habitual y permanente de sus moradores, así como los causados en las restantes viviendas, que deberán dedicarse, cuando menos, la residencia ocasional. Quedan excluidas de estas ayudas las edificaciones ruinosas o que se encontraran en manifiesto abandono antes de la explosión.

Las ayudas también comprenden los daños causados en las construcciones anexas e instalaciones complementarias de la vivienda dañada, entendiendo cómo tales las construcciones y equipaciones de apoyo a la economía y vida familiar (pozos, hórreos, alpendres, invernaderos para autoconsumo, instalaciones eléctricas y de iluminación, instalaciones de telecomunicaciones, etc.), siempre y cuando estén localizados en el mismo predio de la vivienda.

También se incluyen los daños sufridos en el menaje doméstico de primera necesidad, cuando no estuvieran incluidos en las ayudas que para el mismo efecto pudieran aprobar otras administraciones o cualquier otro sistema de cobertura de daños y siempre que los daños de la vivienda sean objeto de subvención.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar